Declaró que ayuda a las instituciones de educación superior para entregar buenos resultados a la sociedad

Pachuca.- Eduardo López Betancourt, investigador de derecho penal y constitucional de la UNAM, declaró que la autonomía ayuda a las instituciones de educación superior para entregar buenos resultados a la sociedad.

“Sin duda, la autonomía en los ámbitos de educación superior se ha vuelto indispensable para realizar el trabajo de investigación, docencia y difusión de la cultura.”

Relató que la historia de la autonomía tiene sus raíces en córdoba, Argentina, en donde fueron los primeros movimientos estudiantiles para lograr la separación del Estado del trabajo de las instituciones de educación superior, denominadas universidades.

“A partir de principios del siglo XX, en casi toda América Latina y México no fue la excepción, se logró la autonomía de instituciones universitarias, en 1929 concretamente, la Universidad Nacional logró esa aspiración que le ha permitido hasta nuestros días un desarrollo importante para beneficio del país.”

Mencionó que la autonomía no implica marginación del Estado, ya que es un complemento que realiza a las labores del Estado la universidad, no implica extraterritorialidad, no significa que la universidad actuará como otro Estado.

“Por el contrario, va a complementar la función del mismo en el aspecto educativo, sin que órganos gubernamentales intervengan para nada, ni con aspectos ideológicos y mucho menos con aspectos políticos, para tratar, precisamente, de frenar la difusión de la cultura, la formación de profesionistas.”

Agregó que México debe sentirse orgulloso de sus universidades públicas que se han manejado desde ese principio de autonomía con éxito.

“El caso de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) tiene su manejo y características propias que en mucho le ayudan a entregar excelentes profesionales, magníficas investigaciones y sobre todo para difundir la cultura en todos los ámbitos de la entidad.”

Respecto a la designación de órganos de control interno en entes autónomos como la UAEH, que el Congreso del estado aprobó en un decreto, el investigador dijo que debe aceptarse con pena que muchas ocasiones el Estado ha tratado de vulnerar la autonomía universitaria.

“Es algo que definitivamente es incorrecto, debe respetarse la autonomía, ¿qué implica ello?, que el Estado se margine de cualquier decisión de carácter académico, en los terrenos de la universidad, se aplica el derecho como en cualquier parte del país, lo que hay que subrayar es que no interviene para nada, bajo ningún concepto es correcto que la autonomía sea vulnerada con intervención con algún funcionario designado por el Estado.”

Expresó que cuando se han dado esta clase de fenómenos, las universidades han tenido que acudir con éxito a los medios judiciales para lograr que se respete la autonomía.

“La autonomía universitaria implica que todo el dinero que recibe la institución tenga que ser debidamente informado a los órganos gubernamentales, pero estos no pueden intervenir en el gobierno interno de las universidades.”

Manifestó que la autonomía tiene un gran sentido de responsabilidad, pero al mismo tiempo, un amplio aspecto de respeto.

“Tal como lo hemos señalado, la autonomía fue producto de una lucha estudiantil, no fue una concesión del Estado, se le exigió a este que reconociera la independencia de las instituciones universitarias para manejarse académicamente, los universitarios estamos obligados a defender la autonomía porque es un legado de nuestros antepasados, bajo ningún concepto podemos perderla”, concluyó.

Los universitarios estamos obligados a defender la autonomía porque es un legado de nuestros antepasados, bajo ningún concepto podemos perderla”

Comentarios