Pachuca.- La comparecencia de la secretaria del Trabajo María de los Ángeles Eguiluz Tapia transcurría a la usanza tradicional, larga, tediosa, sin preguntas relevantes por parte de sus interlocutores: los integrantes de la Comisión del Trabajo que preside el legislador panista, Humberto Cortés Sevilla.

El informe del primer año de gestión de la funcionaria inició media hora más tarde de lo programado y concluía sin novedad trascurridas poco más de dos horas. La entrevista con medios de comunicación fue el momento que dio un giro a la jornada.

Un hombre con gafas obscuras, guantes negros y bastón se plantó frente a Eguiluz Tapia, justo en medio de la decena de reporteros; apenas unos minutos después de iniciadas las preguntas increpó a la funcionaria, “son falacias todo lo que dices”, “son falacias todas las que dice la secretaria en esta comparecencia que tuvo por varios puntos que nos afectan a mí y a mi familia”.

Detrás de él una mujer lo secundó con gritos, “secretaria, nos está discriminando, son falacias las que ustedes están diciendo es una mentirosa, es  una falacia lo que está diciendo”.

Se trataba del matrimonio conformado por Tito Armando Cruz Soto, quien asegura haber perdido la vista en un accidente de trabajo y de María Cinthya Aguirre Álvarez. Ambos pusieron el tela de juicio los resultados de las estrategias de vinculación laboral, capacitación, justicia laboral y fomento al autoempleo que Eguiluz presumió en su comparecencia.

A Cruz Soto, le han negado,  según afirma, el derecho de interponer una demanda laboral contra la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo desde hace una década. Una treintena de citatorios a los que esta dependencia hizo caso omiso y un fajo de documentos no han sido suficientes elementos para que la Procuraduría de la Defensa del Trabajador.

En tanto, su esposa afirma que  ella tuvo un ascenso escalafonario como subdirectora, sin embargo para concretarlo le pedían el pago de 200 mil casos, caso que denunció. El hecho derivó en un laudo a su favor; sin embargo a la fecha, la justicia laboral no ha llegado para ella.

Su problema, asegura, data desde 2010, por lo cual, asegura la afirmación de que en el Tribunal de Arbitraje del Estado de Hidalgo no hay ningún laudo pendiente es falso.

Pese al intento forzado de entablar dialogo con la secretaria del Trabajo, cuya trayectoria en el sector laboral es larga y a la promesa del gobernador Omar Fayad Meneses de mantener un gobierno cercano a la gente, María de los Ángeles Eguiluz Tapia ignoró a los quejosos y se fue.

Apenas terminadas las preguntas con medios de comunicación, ella, se dio la vuelta y salió del recinto sin la mínima intención de atenderlos; tampoco giro instrucciones para que su personal atendiera el caso.

Durante la comparecencia la legisladora Simey Olvera cuestionó un caso de discriminación que en semanas recientes se hiciera mediato.  Al respecto, la titular de la STPSH descartó casos de este tipo.

Más información en la edición impresa de mañana

Comentarios