EVLYN CERVANTES SILVA / AGENCIA REFORMA
Ciudad de México.- Ninguno de los 260 rellenos sanitarios que tiene México para la disposición final de los residuos cumple con los criterios de funcionamiento que establece la Norma Oficial Mexicana (NOM) 083-Semarnat-2003.

Jorge Sánchez Gómez, asesor de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en materia de gestión de residuos sólidos, afirmó que ninguno de los rellenos sanitarios cumple con la normatividad, a veces por aspectos como no contar con un servicio médico.

“Incumplen, a veces, por aspectos muy sencillos. La norma dice que un relleno sanitario tiene que tener un servicio médico y no se tiene, o se cumple o no se cumple”, expresó en entrevista con Reforma.

La Semarnat reporta que hasta 2012 existían en el país 260 espacios de ese tipo.

El relleno sanitario, abundó, es una obra de ingeniería que pretende confinar de manera segura los residuos sólidos, para evitar que generen impactos negativos al ambiente y fauna nociva.

Tomando en cuenta lo anterior, explicó, los rellenos sanitarios del futuro deben preservar el componente ambiental, donde los lixiviados sean tratados adecuadamente y el biogás sea convertido en una fuente de energía.

“México requiere genuinos rellenos sanitarios con control de lixiviados, manejo y aprovechamiento del biogás, con un programa de monitoreo ambiental en la periferia para evitar que se generen impactos al entorno y que brinde la posibilidad de que se agreguen otras tecnologías. Necesitamos por lo menos un buen relleno sanitario en cada capital de los estados”, puntualizó.

Actualmente, continuó, en el país existen entre 40 y 50 rellenos sanitarios que operan más o menos apegados a la normatividad.

En tanto, consideró que el resto de los sitios de disposición final pueden convertirse en verdaderos rellenos sanitarios que sean generadores de biogás.

Más que un asunto de dinero, consideró que la operación de mejores rellenos sanitarios en el país es un tema de compromiso de cada municipio o estado.

“Los municipios lo que han hecho hasta ahora es pedirle dinero a la Semarnat, pedirle dinero a los senadores o a las instancias internacionales, pero eso ha creado una cuestión perversa porque no ha hecho que revisen a su interior la posibilidad de tener un sector de residuos sólidos económicamente solvente”, apuntó.

Para solventar la operación de rellenos sanitarios eficientes, dijo, es necesario cobrar el servicio de recolección a los ciudadanos.

“La gestión de los residuos es un servicio público como el agua, el transporte, sí debe de cobrarse de acuerdo con la capacidad de pago de cada quien. Si uno gestiona bien el cobro del servicio, esa puede ser la fuente que nos puede dar la oportunidad de dignificar los servicios. El cobro del servicio es muy importante porque si no vamos a tener esquemas paternalistas”, manifestó.

Sánchez Gómez destacó que la gestión de residuos será un tema prioritario en la agenda de la Semarnat y planteó que la primera iniciativa que deberían implementar los gobiernos locales es hacer obligatoria la separación de residuos.

“La primer cosa que tenemos que hacer es lanzar iniciativas para que la gente separe su basura y si no la separa, no recogérsela”, sostuvo.

“Una de las cosas que requerimos urgentemente es la separación obligatoria de los residuos porque en la medida que nosotros hagamos esta separación, es posible pensar en otras tecnologías. Es compromiso de la población por lo menos entregar separados los residuos al camión recolector.”

Por otra parte, comentó, los gobiernos locales deben fijar cobros a negocios o unidades donde se llevan a cabo actividades productivas y generan residuos; así como generar infraestructura estratégica como las estaciones de transferencia.

Comentarios