Indaga PGR a textileros

191

Ciudad de México.- La Procuraduría General de la República (PGR) acusó a empresarios y “factureros” de lavar dinero procedente del contrabando de telas, las cuales eran importadas de China, reetiquetadas en Estados Unidos (EU) y luego introducidas a México al amparo del tratado de libre comercio.

Se trata de un caso que deriva de una denuncia que Estados Unidos presentó en México desde 2012 contra una de las redes más importantes en el contrabando de textiles, pero que en el país las autoridades tardaron cinco años en llevarlo a los tribunales.

El 27 de octubre de 2017, el juez primero de distrito de procesos penales federales en la Ciudad de México ordenó la aprehensión de nueve implicados por el lavado de 9 millones 481 mil pesos provenientes del supuesto contrabando y presuntamente triangulados por una empresa “facturera”, según la causa penal 47/2017.

En noviembre de 2017, las autoridades federales dieron a conocer la captura de Alejandro Rassam Baroudi, derivado de dicho expediente judicial. Sin embargo, no mencionaron a ningún otro acusado.

De acuerdo con el expediente, también ordenaron aprehender a Antonio Karam Haddad, Alejandro González Sámano, David Rassam Baroudi, los hermanos Jaime y José Manuel Gonzaga Charola, Roberto Tenorio Navarro, Prócoro Islas Domínguez y Lizbeth González Pérez.

Los tres primeros se presentaron voluntariamente ante el juzgado de procesos a rendir su declaración preparatoria y el 22 de abril pasado les dictaron la formal prisión, aunque les concedieron la libertad provisional, ya que el lavado ahora no amerita la prisión preventiva.

Los Gonzaga, Tenorio e Islas están prófugos, mientras que González es la única que permanece privada de su libertad. De hecho, en agosto pasado Alejandro Rassam obtuvo el cambio de medida cautelar y también sigue su proceso en libertad, según informes judiciales.

Comentarios