Esta casa editorial se suma a la campaña local #NiUnoMás #NoNosCallarán que resuena y es reflejo de un movimiento nacional aglutinado en una sola frase: ¡Ya basta! En un país donde en lo que va del año fueron asesinados siete periodistas, y en donde en lo que va de la actual administración federal perdieron la vida 36, no puede haber otra frase que esa: ya no es posible trabajar con ese nivel de violencia e impunidad. El pronunciamiento que suscribe este diario es un llamado a las instituciones que conforman el Estado mexicano para que garanticen el principio constitucional de la libertad de expresión. Los gobiernos federal, estatal y municipal deben garantizar este derecho humano y evitar que quienes nos dedicamos a esta profesión seamos víctimas de la violencia y el miedo. Los gobiernos elegidos democráticamente, a través de las urnas, tienen un compromiso con el pueblo: en ellos depositamos nuestra confianza y, en correspondencia, es su deber garantizar seguridad, libertad, un estado de derecho que permita el progreso de la sociedad. Si el Estado, los gobiernos, las instituciones de seguridad pública, son incapaces de garantizar el ejercicio de la libertad de expresión, entonces nunca viviremos en una democracia plena. Nuestro país, nuestro estado, merece vivir en un entorno de libertad, no a merced de bandas criminales que impongan su ley. Sus habitantes tienen derecho a estar informados y a informar. ¿Queremos una sociedad autoritaria, opaca, violenta, retrógrada? Entonces no hagamos nada por garantizar la libertad de expresión. Esta generación, la nuestra, no puede ser rehén de la violencia. De filón. Otra vez, el conflicto territorial entre comuneros de Tlaxcoapan y Tlahuelilpan. ¿No hay forma de solucionar ese problema de una vez por todas y de manera civilizada?

Comentarios