Archivo

  • Al frente
    de un avión con hélice Anáhuac en un hangar de los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas, 1917. Fotografía de Agustín V Casasola (Inv 30458) tomada de: secretaríadecultura.inah.sinafo.fn.mx

Originario de la ciudad de Pachuca, nació el 10 de febrero de 1891, hijo de Juan Villasana y Graciana López; su padre fue ebanista y realizó varios trabajos notables en la iglesia de La Asunción de la capital hidalguense. En 1910 se matriculó en el Instituto Científico Literario, su interés por la aeronáutica le llevó a organizar y participar en la Sociedad Impulsora de la Aviación, en donde coincidieron varios pioneros. Para 1911, después de pruebas de aviones modelo y planeadores, construyó un avión al que puso por nombre Pachuca, consiguiendo elevarlo a 700 metros.
Durante la presidencia de don Francisco I Madero y dentro de la incipiente Fuerza Aérea Mexicana recibió el encargo de construir cinco aviones, haciéndose notar que la intención era que el país construyera sus propios motores y aviones. Es en esa época, cuando al probar hélices americanas o europeas que estaban pensadas en localidades al nivel del mar y que en alturas como la de la Ciudad de México su rendimiento era muy deficiente, desarrolló la hélice Anáhuac, la cual es el resultado de un cuidadoso estudio de los ángulos convenientes para funcionar de manera adecuada a elevadas alturas y también de una cuidadosa selección de maderas colocadas de manera cruzada para asegurar mayor resistencia. En eso último aplicó conocimientos que aprendió del oficio de su padre. El desarrollo de la hélice Anáhuac le valió el reconocimiento de varios gobiernos, dentro de ellos el de Japón.
Como director de los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas tuvo la satisfacción de que uno de sus aviones realizara, hace ya casi 100 años, el primer vuelo de correo aéreo entre los llanos de Venta Prieta de Pachuca a la Ciudad de México. A las 6:50 horas del 6 de julio de ese año, el teniente piloto aviador Horacio Ruiz Gaviño se elevó para conducir por vía aérea una valija postal con correspondencia, el vuelo duró 57 minutos. Éste fue el primer vuelo postal en el mundo.
Continuó su capacitación en Estados Unidos y en 1928 recibió el nombramiento de jefe del Departamento de Aeronáutica Civil, cargo que desempeñó por varios años, durante los cuales le correspondió organizar y normar las actividades de la aviación comercial y privada en México. Falleció en la Ciudad de México el 23 de febrero de 1959.
Su vida se dedicó a la aviación; en vida fueron reconocidas sus contribuciones, su busto está en un lugar de honor del aeropuerto internacional de la Ciudad de México y, con toda justicia, el aeropuerto de Pachuca lleva su nombre.

 

Please wait...

Comentarios