Fomentar y construir bases fuertes para innovar se justifica ampliamente. En efecto, la innovación es parte fundamental para el desarrollo de los países, de ahí que nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, se ocupe de impulsar la innovación tecnológica, que en un país como el nuestro es tan necesaria, y para lo que se requiere de trabajo constante y conjunto, porque con ello se logran ventajas como el dar valor agregado a las actividades de producción, de bienes y servicios, de organización y diseño de nuevos procesos o de modelos tecnológicos y de negocios. Por ello, la necesaria incorporación de innovación en los emprendimientos productivos nacionales que permita aumentar la productividad de los mismos, lo que, a su vez, contribuye de manera real al crecimiento de la economía y mejoramiento de las condiciones de vida de toda la población. Así, las universidades con sus centros de investigación generan el aprendizaje necesario con alta sofisticación en el desarrollo de innovaciones y para ello se requiere de universidades de excelencia como la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, que lleva adelante los elementos que permiten mirar con optimismo al futuro. Entre tanto, se vuelve fundamental para el desarrollo de un país tener universidades de calidad y relevancia internacional, por lo que requieren diferentes fuentes de ingresos para financiar su quehacer, para formar sus alumnos, para realizar investigación científica de calidad y fomentar la creación y la transferencia de conocimiento de excelencia con empresas de diferente alcance y orientación.
Por eso es muy relevante que la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), a través del tiempo, realice convenios de colaboración académica establecidos con diferentes instituciones, donde las y los alumnos de las distintas carreras pueden realizar servicio social y prácticas profesionales relevantes, lo que la ha llevado a cumplir con el objetivo fundamental marcado por el modelo educativo de la institución, fortaleciendo la parte de la enseñanza de calidad e impulsando fuertemente tanto la labor básica y crítica de la investigación científica, como el desarrollo de carreras con visión de futuro, obteniendo excelentes resultados nuestra universidad, así como su Patronato Universitario.
Finalmente, no es tarde para valorar la importancia estratégica de las universidades, que nos recuerda las palabras de quien fue premio Nobel, Gabriela Mistral: “La universidad donde quiera que exista debe construir una institución de calidad pura. Porque a la larga se respeta lo respetable, y se acaba por amar aquello que presta buen servicio.”. En el año que inicia con los objetivos claros, el enfoque de pensamiento contemporáneo que rige a la UAEH es correcto con una agenda precisa encaminada a mejorar la calidad educativa que contribuye a tener un mejor país con un planteamiento de futuro coherente.

Comentarios