Inseguridad y carencia invaden Venezuela

859
caracas
La situación es una amenaza constante entre las y los ciudadanos

La crisis económica, sanitaria y de seguridad pone en riesgo la libertad y la tranquilidad de la sociedad

Caracas. Largas filas en busca de productos básicos como azúcar, aceite, harina, pan y medicinas se viven todos los días en las calles y barrios de Caracas y toda Venezuela, en donde también la inseguridad es una amenaza constante entre las y los ciudadanos.

“Ahorita tú vas a una cola y cualquiera te saca un cuchillo, te mete una puñalada, te ofrece tiro, te deja herido, te roba”, afirmó Kelin, una joven venezolana entrevistada cerca de un mercado capitalino.

“Que yo vaya a amanecer en una cola arriesgando mi vida y que me vayan a robar la plata para encontrar dos harinas, dos arroz, no puede ser justo, no lo veo bien”, relata mientras a su lado una amiga asiente moviendo la cabeza.

“La situación (es) patética… bueno, está muy cambiado Venezuela”, coincide Daisy, otra ciudadana, cuando ambas platican sobre la manera en la que conseguirá los productos que necesitan llevar a sus casas.

Incluso integrantes de los gobiernos estatales manifestaron su descontento en una entrevista por separado.

“La situación está de verdad bastante dura, la comida, todo, la comida salió a precio nuevo, de hecho estamos en conflicto, somos de la gobernación de Miranda, estamos en conflicto porque tenemos ya un año con el mismo sueldo porque el gobierno central no ha bajado los recursos”, refirió Adriana, una funcionaria.

Las denuncias por la situación son también cada vez más fuertes. “Si alguien muere porque le falta una medicina se queda registrada como muerte natural, el problema es que es una muerte perfectamente previsible”, manifestó Gabriel Domínguez, integrante de Impacientes por VZLA, una organización no gubernamental.

“Empezamos a ver que se estaba matando literalmente a un porcentaje de la población, donde personas ancianas, con enfermedades terminales, están siendo afectadas por acciones directas como éstas y entonces calificamos esto como un genocidio silencioso”, enfatizó.

La crisis económica, sanitaria y de seguridad, sumada a la acelerada inflación, pone en riesgo la libertad y la tranquilidad de la sociedad venezolana que se enfrenta a esas carencias.

Comentarios