Un día después de la masacre en el fraccionamiento Villa Milagros, en Tizayuca, donde de manera cobarde fueron ejecutadas 11 personas, entre ellos dos menores de edad, el gobernador Omar Fayad apeló a la ayuda internacional. Con el fin de que exista mayor trabajo de inteligencia, Fayad, quien ostenta el palmarés de haber sido el primer comisionado de la Policía federal (1999), se reunión con Larry Brito, director del programa de Análisis Criminal de la embajada de Estados Unidos en México. No hace falta saber mucho para darse cuenta que tras el multihomicidio en Tizayuca el sistema de seguridad fue vulnerado, que el impenetrable centro de investigación y seguridad estatal (CISE) no es capaz de resolver por cuenta propia este tipo de hechos. Fayad instruyó a la Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad a estrechar más la colaboración y coordinación con las autoridades del Estado de México y la Ciudad de México para hacer juntos la investigación del caso. En videoconferencia refrendó su compromiso de emprender las acciones necesarias para mejorar condiciones de tranquilidad y paz social; prueba de ello, dijo, fue la reunión en la que estrecharon lazos de colaboración con autoridades norteamericanas. Queda también claro que la Iniciativa Mérida, tratado internacional de seguridad establecido por Estados Unidos en acuerdo con México y los países de Centroamérica para combatir el narcotráfico y el crimen organizado, no ha sido suficiente. Tan solo en 2016 y 2017 la estrategia entregó al estado de Hidalgo a través de la embajada de Estados Unidos equipamiento por un valor de 11.5 millones de pesos, destaca equipo tecnológico y de comunicaciones con un costo aproximado de 4 millones 500 mil pesos. A 10 meses de gestión, es probable que veamos resultados favorables de alianzas que en el pasado no existían. Y es que una cosa es cierta, frente a la evidente cortapisa que se asoma desde Los Pinos para controlar a los grupos de la delincuencia organizada, la ayuda internacional es imperativa. Omar Fayad, tras su paso por la cámara alta, demuestra que tiene línea directa con quien sea necesario para frenar la inseguridad que azota a su gobierno; de lo contrario, no se pretende perder un solo peso de la inversión comprometida para el estado, ¿verdad? De filón. La Secretaría de Movilidad y Transporte continúa, como desde hace casi un año, desenredando la madeja de posible corrupción en la entrega de concesiones. Desde la oficina de don Rufino León dicen que en mes y medio, ahora sí, sacarán la basura.

Comentarios