Inteligencia para prevenir el delito

1002
mario cruz

Tiene razón el gobernador del estado de Hidalgo al decir en días pasados que la estrategia de seguridad en la entidad debe anclarse en el uso de la inteligencia, que está basada en el acopio y análisis de información para prevenir el delito.
Sin embargo, hacer un llamado para que elementos de la Secretaría de la Marina (Semar) y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) vigilen el territorio estatal tiene implicaciones en el plano jurídico y, además, obliga a los tomadores de decisiones comprender por igual el significado de inteligencia y cómo operativizarla.
Las fuerzas castrenses históricamente se han empleado en aquellas regiones del territorio nacional donde las instituciones se han visto fuertemente amenazadas por la delincuencia organizada como en Chihuahua, Tamaulipas, Michoacán, Guerrero, etcétera.
A menos de que se cuente con información de que está atentándose con la seguridad nacional desde suelo hidalguense, es justificable la presencia de estas instituciones en territorio estatal, sí así lo fuera, dicha presencia deberá de apegarse fielmente a las tesis de jurisprudencia establecidas para que la Sedena y la Semar realicen esas actividades, que en estricto sentido le competen a las corporaciones de seguridad pública, ya que en México no está aprobada la Ley de Seguridad Interior debido a que se encuentra en un impase legislativo.
Por otra parte, si el Ejecutivo estatal considera que la presencia de las fuerzas castrenses es un asunto contingente derivado del creciente robo de combustible y que paralelamente está fortaleciendo la profesionalización de las corporaciones de seguridad pública estatal, debe asegurarse el respeto a los derechos humanos de la población civil. A nadie conviene escenarios de confusión de delincuentes con personas que transitan libremente en el territorio estatal. Al mismo tiempo, es importante que la autoridad civil que hace labores de inteligencia distinga entre consumidores, intermediarios, jefes de plaza y trabajadores coludidos con el robo de combustible o de otros delitos.

La hoja de ruta

La necesidad de “ver el futuro” es una necesidad imperante en todo proyecto social, en consecuencia es menester que Hidalgo cuente con una oficina o departamento de estrategia que permita a la autoridad hacer frente a la delincuencia y fortalezca acciones preventivas, ya que hacer inteligencia no es suficiente si ésta no se encamina a una meta.
Para ello, la prospectiva es una técnica o disciplina que nos orienta para encaminar las labores de inteligencia hacia el logro de objetivos bien definidos. No debe confundirse la prospectiva con la predicción o generación de pronósticos, la prospectiva busca reducir el azar y prever la posible evolución del fenómeno estudiado, en este caso de la delincuencia.
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) define la prospectiva como el conjunto de tentativas sistemáticas para observar a largo plazo el futuro de la ciencia, la tecnología, la economía y la sociedad con el propósito de identificar las tecnologías emergentes que probablemente produzcan los mayores beneficios económicos o sociales.
En suma, la prospectiva es una técnica o disciplina que se ocupa de incidir para que algo ocurra en el futuro, más que tratar de predecir qué ocurrirá. La propuesta de todo plan prospectivo considera tres variables:
1. Geopolíticas. Nos permite conocer la naturaleza de las regiones, mediante información geográfica, variables sociodemográficas, de seguridad, electorales y de la presencia de la autoridad. La delincuencia siempre buscará cobijo en aquellas regiones donde existe débil presencia de las instituciones del estado y buscará asumir sus funciones para lograr legitimidad.
2. Tecnológicas y de capital humano. Las instituciones deben tener la capacidad tecnológica, de infraestructura y de capital humano idóneo para contener y prevenir el delito, ya que sin profesionalización de las corporaciones no pueden generarse resultados diferentes a los obtenidos hasta ahora.
3. Operativas. Se traduce en todas las acciones programadas para el logro de las metas, asociado al ciclo de inteligencia.
La inteligencia anclada a un plan prospectivo sin duda permitirá hacer frente no solo al delito, sino que posibilitará explorar rutas en el plano económico para que nuestro estado deje de ocupar los peores lugares de competitividad. Esto sin duda también depende de voluntades políticas, que cada vez se dan más cuenta que los hartazgos acumulados ponen en riesgo el sistema de privilegios preservados generacionalmente y que con el fin de contenerlos están dándose cuenta que es necesario democratizar la política, pero también la economía; los resultados electorales en el Estado de México nos darán muchas enseñanzas al respecto.

[email protected]

No votes yet.
Please wait...

Comentarios