Beijing.- Las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales que azotan el sur y el este de China han dejado hasta ayer al menos 186 muertos, 45 personas desaparecidas, 1.5 millones de desplazados y cerca de 165 millones de afectados.

La Oficina Meteorológica Nacional renovó ayer la alerta naranja, la segundo más grave, en todo el sur del país ante las intensas lluvias que continuarán cayendo en la región al menos los próximo 10 días, debido a la formación del primer tifón del año, Nepartak.

En una declaración, la dependencia advirtió que las tormentas seguirán afectando a las provincias de Hubei, Anhui, Jiangsu, Hunan, Jiangxi, Guizhou y la región autónoma de Guangxi Zhuang, donde las precipitaciones alcanzaron ayer por la mañana 220 milímetros en algunas zonas.

De acuerdo con el ministerio chino de Asuntos Civiles, las inundaciones y deslizamientos de tierra en han dejado hasta ahora un total de 186 muertos y otras 45 personas desaperecidas, principalmente en las regiones del sur y centro de China, según reporte de la agencia Xinhua.

Las zonas más afectadas se ubican en la central provincia de Hubei, donde al menos 165 millones de personas se han visto afectadas, principalmente en la ciudad e Wuhan, capital provincial, donde ocho personas murieron la víspera por el derrumbe de un muro.

 

Comentarios