Inusual ceremonia en honor a Niños Héroes

427
heroes
La ceremonia inició después de las 10 de la mañana

Pachuca.– Lo que parecía una tradicional ceremonia de conmemoración por la Gesta Heroica de Chapultepec, resultó inusual luego de la ausencia del gobernador Omar Fayad y todo su gabinete; además del colapso de un militar retirado que requirió traslado en ambulancia.
La ceremonia inició después de las 10 de la mañana, misma que estuvo encabezada por el secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar, acompañado por Xicoténcatl de Azolohua Núñez, comandante de la 18. Zona Militar, quien realizó el pase de lista de honor a los cadetes que defendieron el Castillo de Chapultepec.
En seguida, Uriel Carreto Montoya, comandante del 96 Batallón de Infantería realizó el discurso oficial donde rememoró lo sucedido el 13 de septiembre de 1847; y aprovechó para reiterar el compromiso de hacer frente al combate contra el crimen organizado.
Con la poesía “Fanfarria a los Héroes”, cuatro estudiantes de distintas secundarias de la entidad y dos integrantes de la 18 Zona Militar, resaltaron la hazaña de los llamados Niños Héroes. Integrantes del 96 Batallón de Infantería ejecutaron salva de fusilería en honor a los Niños Héroes de Chapultepec.
Todo transcurría normal, sin embargo, cuando anunciaron que las autoridades bajaran del estrado para depositar la ofrenda floral y hacer guardia de honor; un general retirado que observaba la ceremonia desde una tarima se empezó a sentir mal y se desvaneció.
El incidente no fue percibido por la mayoría de los asistentes; sus compañeros empezaron a brindarle primeros auxilios, a ventilarlo con sus gorras y hacer señas de llamar a una ambulancia. Elementos de seguridad atravesaron de un lado a otro cargando una mochila tipo botiquín y una camilla.
Las autoridades regresaron al estrado para entonar el Himno Nacional y culminar la ceremonia; mientras que a su izquierda en una tarima donde estaban varios generales, la escena del hombre siendo socorrido era cubierta por sus compañeros.
El evento terminó, las autoridades enfilaron a despedirse, y cerca del hombre varios militares y elementos de seguridad realizaron una valla humana para evitar el paso de curiosos, principalmente de medios de comunicación presentes.
La valla humana concluyó en la entrada a la estación del Tuzobús donde esperaba una ambulancia, la cual trasladó al militar retirado para ser atendido en un hospital por algo que no fue un simple desmayo.

Comentarios