Inversión en ciencia retrocederá 20 años con desaparición de fideicomisos

276
fideicomisos

Jose Alonso Huerta Cruz, presidente de Rednacecyt, dijo que los fondos equivalen en total a unos 30 mil millones de pesos

Pachuca.- La extinción de 90 fideicomisos destinados a la ciencia y tecnología, implica un retroceso de 20 años en materia de inversión para ese sector, indicó en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo, el director del Citnova, José Alonso Huerta Cruz.

“Estamos teniendo un retroceso en el sistema jurídico administrativo que se había creado para la ciencia; este sistema de fondos tiene 20 años que se creó con la posibilidad de que se pudiera ampliar la inversión, cosa que se logró, pero con la extinción, estamos regresando a lo que había el siglo pasado”, dijo.

Señaló lo anterior luego de que la desaparición de 109 fideicomisos, entre ellos los arriba referidos avanzara ayer en el Senado de la República.

De acuerdo con el también presidente de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología (Rednacecyt), el hecho, resulta lamentable toda vez que estos habían resultado ser mecanismos muy útiles y necesarios acorde a las características de la labor científica.

Además, subrayó, la extinción ha generado inquietud en el sector pues no hay claridad en cuál será el futuro de los recursos que ya estaban radicados, ni como serán sustituidos para que los apoyos continúen siendo asignados a los proyectos, científicos, becarios, así como centros de investigación a los que estaban destinados.

Es decir, concretamente el tema preocupa a la comunidad científica ante el peligro inminente de que el dinero se pierda.

“Hay un perjuicio importante porque no hay claridad en como se van a sustituir, dicen los senadores que eso no será un problema, desafortunadamente la experiencia nos dice que no contar con mecanismos de este tipo va inhibir más la inversión y eso va a repercutir en el número de proyectos de investigación que se pueden desarrollar , en el número de científicos que puedan trabajar en proyectos específicos, en el número de becarios y todos los impactos que trae consigo la eliminación de un sistema de ciencia, que estaba basada en los fideicomisos como mecanismos para asegurar la inversión, con la posibilidad de ser multianuales”, dijo.

En total, los fideicomisos cuya aniquilación está por concretarse, ascienden a los 30 mil millones de pesos, el equivalente al presupuesto de un año del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Es decir, si ese dinero no se aplica, estaríamos perdiendo la inversión de un año”, dijo.

El monto que recibe la entidad era variable entre un ejercicio y otro, debido a que a que dependía de las convocatorias en las que participaba, no obstante, recalcó que los recursos que de ahí provienen son la principal fuente de financiamiento de varios proyectos que se han desarrollado en la entidad en los últimos años.

Las afectaciones de esa decisión del Ejecutivo, recalcó, se verán en el corto y mediano plazo, pero será notorio en un rezago para la ciencia que es pilar para el desarrollo del país.

Huerta Cruz, aclaró que contrario al argumento en el que se pretende sustentar la extinción de los fideicomisos, que era la existencia de corrupción, esos eran muy vigilados y contaban con reglas de operación muy claras.

Concluyó que no existe un argumento importante que sustente su desaparición, “quizá lo que faltó fue difundir de mejor manera los resultados e impactos”. En ese contexto urgió a definir los esquemas alternativos para la operación de esos fondos con el fin de que no se vea afectado el sector científico.

Comentarios