LITZIN UMBRAL OSORIO*

Pachuca.- Las enfermedades crónico-degenerativas junto con otras de tipo parasitario son algunas de las principales infecciones que golpean a localidades de bajos recursos en Hidalgo.

Uno de los padecimientos que ha llamado la atención de algunos investigadores del área académica de enfermería de la Escuela Superior de Huejutla (ESH), de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, es la enfermedad de Chagas.

Esa patología es ocasionada por un parásito (Trypanosoma cruzi) localizado en las heces de la vinchuca o chinche besucona, que habita especialmente en las zonas de América del Sur, Central y en la República mexicana.

Su causa es principalmente por la picadura del insecto que chupa la sangre del humano, de animales domésticos y silvestres, provocando una infección. Los síntomas son fiebre, fatiga, dolor corporal y de cabeza, acompañados de pérdida del apetito, diarrea, vómito e inflamación de ganglios linfáticos.

Además, alrededor de la mitad de las personas infectadas por el parásito presentarán una lesión en la piel, que se denomina “chagoma” e inflamación de los parpados de un ojo, o signo de Rhomaña.

Guadalupe Idalid Hernández Hernández, investigadora y estudiante del área académica de enfermería en la ESH, afirmó en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo que México es un país endémico para la enfermedad de Chagas.

La Autónoma de Hidalgo a través de la Escuela Superior de Huejutla trabaja para entender la interacción de las células intestinales con el microorganismo que, de acuerdo con información proporcionada por la especialista, mide de menos cinco a 10 µm (millonésima parte de un metro).

El trabajo, mediante el cual se busca brindar alternativas de solución, es encabezada por el doctor Fernando Ochoa Cortés, profesor investigador del área académica de enfermería en la ESH, actualmente es nivel uno en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y pertenece al grupo de investigación en biomedicina celular y molecular.

Cuando el insecto pica para nutrirse, explicó la joven investigadora, defeca y los parásitos que se encuentran en el excremento son arrastrados por el propio individuo al sitio de la picadura o a la mucosa del ojo, con lo que inicia así la infección.

Desafortunadamente las aves de corral y animales de granja son fuente rica de alimento y alojamiento por amplio periodo de tiempo, por lo que la chinche infectada con el microorganismo encuentra las condiciones ideales para su reproducción.

Al no existir medicamento o vacuna preventiva, la infección podría permanecer en el cuerpo provocando problemas intestinales y cardíacos, generalmente taquicardias dando como resultado una muerte súbita o un derrame cerebral.

Los avances del proyecto han permitido a conocer más de sus características, ya que los síntomas comunes de la enfermedad de Chagas pueden confundirse con otra enfermedad dando con ello un diagnóstico erróneo a los pacientes.

Vía telefónica desde la Huasteca hidalguense, Guadalupe Idalid rememoró que esa fue una razón de peso para colaborar en el proyecto, de esa manera aportar algo positivo a su localidad y ayudar a los sectores vulnerables, todo ello desde la trinchera académica.

Guadalupe Idalid actualmente estudia octavo semestre de enfermería y de manera paralela se desempeña en el área de investigación como parte de su práctica profesional.

El desarrollo de esa investigación ayudará a identificar nuevas líneas terapéuticas de esa y otras patologías relacionadas.

De acuerdo con información publicada en Libre por convicción Independiente de Hidalgo en abril de este año, siete de cada 10 personas evolucionan a una etapa crónica en la que no se detectan signos clínicos, pero el parásito causante se encuentra oculto en los órganos.

Además, tres de cada 10 pacientes desarrollan anomalías cardiacas y gastrointestinales que afectan severamente su calidad de vida y pueden ocasionar la muerte.

En julio de este año será publicado un artículo de revisión sobre la enfermedad de Chagas en la revista Ciencia Huasteca. El autor es el doctor Fernando Ochoa y colaboran la joven estudiante Guadalupe Hernández, así como otros especialistas y estudiantes de la ESH.

Pero, ¿cómo se previene? Con limpieza frecuente dentro y fuera de las viviendas, mantenimiento de la casa libre de rocas, madera y desechos. Además de mantener alejados de la habitación animales domésticos.

Jovial, Guadalupe Hernández Hernández reconoce que le gustaría realizar un posgrado y en algún momento desempeñarse en el campo de la docencia.

La sintomatología puede confundirse con otros padecimientos.

Las zonas urbanas y rurales corren el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por vector. El 14 de abril del 2020, se conmemoró por primera vez el Día Mundial por la Lucha contra la Enfermedad de Chagas

La tripanosomiasis americana, también conocida como enfermedad de Chagas en honor al médico brasileño Carlos Ribeiro Justiniano Chagas, quien identificó al agente causal y al insecto portador en 1909, es endémica de América Latina porque solo está presente en esa región. Asimismo, es considerada reemergente porque representó un problema de salud pública en el pasado pero reapareció y actualmente afecta a millones de personas

Su causa es principalmente por la picadura del insecto que chupa la sangre del humano, de animales domésticos y silvestres, provocando una infección. Los síntomas son fiebre, fatiga, dolor corporal y de cabeza, acompañados de pérdida del apetito, diarrea, vómito e inflamación de ganglios linfáticos.

Comentarios