Pachuca.- La Escuela Superior de Huejutla (ESH) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) consolida, paso a paso, la investigación científica de gran impacto para la región y el resto del país con los proyectos que desarrolla actualmente un grupo multidisciplinario de nueve profesores y profesoras de tiempo completo.

En solo 17 años de historia, ese plantel aumentó al doble su oferta educativa. Inició con las carreras profesionales de derecho, administración y sistemas computacionales, ahora ofrece enfermería, medicina y bachillerato y atiende a más de mil 500 estudiantes.

En cuanto a la plantilla docente, en 2019 el 100 por ciento de las y los profesores investigadores cumplieron con el perfil deseable del Programa para el desarrollo profesional docente (Prodep) que otorga la Secretaría de Educación Pública (SEP).

El grupo de investigadores con ese reconocimiento son las doctoras Alma Rosa Barajas y Azucena Jiménez, la maestra Isaura Argüelles, así como los doctores Fernando Ochoa, Marco Antonio Hernández, Raúl Hernández y los maestros Jorge Hernández, Víctor Tomás y Felipe de Jesús Núñez.

Alma Rosa Barajas Espinosa

Proteínas de inflamación como señales de alerta

Es licenciada en biomedicina, maestra en anatomía y biología celular por la Universidad de Queen’s en Kingston, Canadá, y doctora en fisiología cardiovascular por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Como parte de su especialización postdoctoral, realizó estancias de investigación en la unidad de enfermedades gastrointestinales y en el departamento de fisiología de la Universidad de Queen’s en Canadá; en el Centro del Ojo Kellogg de la Universidad de Michigan y en el departamento de emergencia de la Universidad de Ohio, Estados Unidos.

Sus líneas de investigación están dirigidas al estudio de la fisiología microvascular en eventos inflamatorios y enfermedades crónico-degenerativas de relevancia nacional.

“La células están compuestas de moléculas, las cuales por sí solas no tienen vida pero mi investigación se enfoca más al estudio de proteínas que son producidas por las células, es decir, biomoléculas, y cómo esas afectan la función de esa misma célula o de otras.”

Cuando cursó su doctorado se interesó por el corazón. “En un infarto muere un cachito de tejido cardiaco que libera muchas proteínas de inflamación como señales de alerta y esa condición puede causar mayores daños”.

Sus análisis abarcan diferentes enfermedades como la diabetes, “porque lo estamos viendo como un proceso inflamatorio, pues la amputación de un pie, la insuficiencia renal o pérdida de vista son causados por la producción de proteínas de inflamación que afectan los vasos sanguíneos en riñones o retina”.

La doctora espera que sus investigaciones “puedan ser utilizadas como herramienta para diagnosticar problemas de salud cuando se producen este tipo de proteínas”.

Marco Antonio Hernández Bedolla

Detección oportuna de cáncer

Es doctor en ciencias con especialidad en biología celular por el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), donde también realizó la maestría en la misma especialidad y además es químico farmacéutico biólogo por la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Cuenta con perfil deseable del Prodep y tiene nivel candidato en el SNI.

Realizó una estancia de investigación postdoctoral con el doctor José Luis Rosales Encinas, del departamento de infectómica y patogénesis molecular en el Cinvestav.

Durante su doctorado trabajó para determinar si en el caso de cáncer de mama un receptor que se encuentra en las células, y que usualmente trabaja para regular los niveles de calcio en el cuerpo, puede servir como señal de alerta para la prevención.

“En el caso de las mujeres, cuando están lactando ese receptor trabaja bastante para la producción de leche, pero también se sabe que lo encontramos en gran cantidad en células cancerosas de cualquier tipo y cumple la función de alimentar al tumor porque tienen capacidad de formar nuevos vasos sanguíneos.”

El principal problema del cáncer es su detección tardía, “lo que pretendemos con estas investigaciones es generar herramientas que al encontrar ciertas proteínas puedan ser claves para decir: ‘Pudieras tú estar propenso a esta enfermedad’, lo que no significa que sea un hecho”.

Los recursos obtenidos del Prodep para su proyecto serán destinados para estudiar “estas moléculas en sueros de pacientes con cáncer y compararlos con personas sanas para que esa diferencia permita determinar si esta proteína se expresa en los pacientes y sirva como alerta para la prevención. El estudio inicial se enfoca en cáncer colorrectal, tercera causa de muerte a nivel nacional”.

Fernando Ochoa Cortés

Electrofisiología celular para detectar enfermedades

Es doctor en ciencias con especialidad en electrofisiología celular y actualmente es nivel uno SNI.

Se graduó como químico farmacobiólogo en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y posteriormente hizo una maestría y doctorado en biología molecular en el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica AC (Ipicyt).

Ha realizado estancias de investigación en las escuelas de medicina de las universidades Queen’s, en Canadá; de Michigan y Ohio, en EU.

Sus proyectos están dirigidos al estudio de los mecanismos celulares y moleculares en enfermedades crónico-degenerativas.

“Tengo un doctorado en biología molecular pero por azares del destino me interesó más cómo funcionaban las células a nivel eléctrico, lo que se conoce como electrofisiología celular.”

El sistema nervioso está compuesto por células que llaman excitables, es decir, las neuronas que son el principal motor del cuerpo. “Se manejan por dos tipos de comunicación, la sinapsis química y la sinapsis eléctrica. Esta última es cuando dos células se acoplan y se comunican mediante la transmisión de moléculas entre canales o pequeños poros que se llaman canales iónicos”.

Esas moléculas son proteínas “que están ancladas a la membrana celular y con un estímulo eléctrico modifican su función y es lo que medimos como una corriente eléctrica”.

El doctor Fernando Ochoa se enfoca en la función y la transmisión eléctrica dentro del organismo, trabaja con neuronas y con músculos cardiacos, “pero en realidad son investigaciones que se pueden llevar a cualquier parte del cuerpo y podemos estudiar diferentes enfermedades a nivel celular y molecular”.

Comentarios