Solo es cuestión de echarse un clavado en los informes de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para encontrar irregularidades en la gestión y ejecución de obras públicas locales. Sucede que, según la ASF, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) incumplió la factibilidad técnica, económica y ambiental en la construcción de seis edificios de la Ciudad del Conocimiento por 179 millones de pesos que, por cierto, fueron construidos sin previa licitación durante 2015. La ASF también determinó que el patronato del IPN no lanzó licitación pública para la construcción de obra por un total de 85 millones de pesos, y además informó como “ejercidos” 82 millones de pesos soportados en estimaciones de trabajos sin ejecutarse en dicho año, por lo que los recursos fueron invertidos en 2016. Esas y otras irregularidades se suman a otras detectadas por la ASF y difundidas por este diario, gracias a un trabajo de investigación y análisis documental. Los entes auditados, como en este caso, una institución educativa, deben cumplir con las observaciones y, en su caso, solventarlas conforme lo dicta la ley. Un estado y un país como el nuestro ya no pueden tener instituciones que no sepan administrar los recursos. No es posible que falte dinero para obras prioritarias mientras existen licitaciones sin concurso en todo el país. De filón. En entrevista, el gobernador Omar Fayad culpó al Nuevo Sistema de Justicia Penal de ser la causa por la cual la justicia deja en libertad a presuntos delincuentes en todo el país. Cero y van dos contra el nuevo sistema.

Comentarios