Las investigaciones continúan en torno al mal uso del presupuesto durante la pasada administración de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH). El procurador Ramiro Lara Salinas informó que hay otro funcionario que tiene orden de aprehensión y que está relacionado con el desvío de 68 millones de pesos. Según versiones periodísticas se trata del exsubsecretario de finanzas, quien estaría involucrado junto con el exdirector de finanzas, quien ya fue aprehendido y vinculado a proceso el 23 de enero. En entrevista, ayer el abogado de la entidad expresó: “Nosotros efectivamente tenemos liberada una orden de aprehensión, lo manifiesto, y nuestra obligación es buscar a esta persona y presentarla frente a los tribunales”. Además es pertinente recordar que el 23 de enero la secretaria de Educación Pública estatal Sayonara Vargas informó que desde octubre ingresaron a la Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental y a la PGJEH dos documentos probatorios por un desvío de 41 millones de pesos. Con eso podemos advertir que durante la pasada administración, además del indebido ejercicio de la función pública de parte de altos funcionarios de la SEPH, hubo omisiones de quienes se supone vigilan que los recursos públicos sean bien gastados. En este caso, según el programa que se trate, se encontrarían involucradas las auditorías superiores de la federación y la del estado de Hidalgo, así como la Secretaría de Contraloría durante la gestión del exgobernador Francisco Olvera. Además de las pesquisas judiciales sobre los exfuncionarios involucrados en los desvíos e irregularidades detectadas en la SEPH, es menester observar qué hicieron o encontraron las instituciones encargadas de velar que los recursos públicos se ejerzan como establecen las leyes. Aquí hay corresponsabilidades que no deben perderse de vista. De filón. Por fin, y 10 meses después de inaugurado el hospital general del Valle de Tulancingo, ya funciona su mastógrafo. El aparato se mantenía inactivo porque no había un sistema adecuado de ductos y clima. Si el gobernador Omar Fayad no hubiera recorrido el nosocomio para encontrarse con ese detalle, seguramente seguiría igual. Esto es prueba de cuan arraigado está el verticalismo en nuestras instituciones.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios