La vida de Pachuca en el siglo XVI, su poesía
El libro de la semana

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo cuenta en su producción editorial con el libro Isaac Piña Pérez su historia… La vida de Pachuca en el siglo XVI, su poesía, publicado años después de su fallecimiento gracias al conocimiento que Jesús Ángeles Contreras tuviera con este ilustre profesor universitario.
Isaac Piña Pérez nació el 4 de noviembre de 1922 en Atotonilco el Grande, Hidalgo, aunque se le adjudicó como lugar de origen Metztitlán. Murió en un accidente aéreo en la capital hidalguense el 29 de abril de 1969. Poeta, abogado, magistrado, profesor normalista y procurador de Justicia del estado, fue director del seminario de tesis de la Escuela de Derecho, localizada en aquella época en la planta baja del edificio estilo Art-Decó, que fuera ocupado por la escuela politécnica Álvaro Obregón y cedido en 1960 a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
Desde el nacimiento de la universidad, ocurrido en 1961, y hasta la muerte del maestro Piña Pérez, ocho generaciones de abogados recibieron cátedra en las aulas del entonces edificio central, hoy centro cultural universitario La Garza. En merecimiento a su sapiencia del derecho, un auditorio del entonces denominado Instituto de Ciencias Sociales (ICSo) que se encontraba en la unidad universitaria, hoy Ciudad del Conocimiento, lleva su nombre para honrar la memoria de este ilustre personaje.
El libro, de título Isaac Piña Pérez su historia… La vida de Pachuca en el siglo XVI, su poesía está basado en el boletín número 215, “Memoria de la Academia Nacional de Historia y Geografía”, y en él cita el origen de Pachuca y su vida durante el siglo XVI, destacando que: “la capital del estado de Hidalgo ocupa un lugar sobresaliente en el concierto histórico de las ciudades mineras del país. En ella se revolucionó el beneficio de la plata, señalando mundialmente rumbos nuevos a la metalurgia; su nombre célebre en el lejano oriente, es sinónimo de riqueza y leyenda”.
Este historiador afirma que el término Pachuca proviene de raíces náhuatl o mexicano derivado del verbo “pachoa”, que por su interpretación puede significar: apretar, gobernar, oprimir, empollar, lo que ha dado lugar al concepto de lugar estrecho y lugar de gobierno. Issac Piña Pérez recoge esta acepción del doctor Antonio Peñafiel, nacido en Atotonilco el Grande. En el mismo texto el lector encontrará la interpretación del glifo de “Pachoacan”, que es representado por un cerro atravesado por un arroyo o cañada. Este símbolo prehispánico se encuentra en los Anales de Cuauhtinchan, para lo cual reproduce algunos elementos gráficos; además el autor hace saber que sobre Pachuca y lugares próximos a ella, se localizó cerámica típica de la cultura azteca, citando las laderas de los cerros de Las Lajas y El Zopilote, inmediatas a la antigua hacienda de Coscotitlán y la Cadena, considerando que estos vestigios deben ser estudiados más ampliamente.
El texto también ofrece una cita importante para ubicar la creación de lo que ahora conocemos como Pachuca, refiriendo que durante el primer tercio del siglo XVI esta localidad no vivía de las minas, sino de la agricultura y el pastoreo de ovejas, lo que constituía la principal ocupación de sus habitantes. También señala que, según un informe del Arzobispado de México, daba datos de la primera iglesia de nombre La Magdalena, construida en 1934, por un pueblo de indios de Pachuca.
Por considerar de interés para el lector la historia de la minería en Pachuca, transcribimos literalmente un párrafo que contiene el trabajo de Piña Pérez, que seguramente habrá de ilustrar sobre el tema: “Sobre el origen de la actividad minera en Pachuca se cuenta con una detallada relación, hecha a fines del siglo XVII (1679) por autor desconocido y que fue publicado en el tomo nueve de la “Colección de documentos inéditos de América” de Luis Torres de Mendoza. Según esta relación, el mayoral de una estancia de ganado menor, Alonso Rodríguez de Salgado, al pastar sus cabras en el paraje denominado Tlahuelilpan, fue quien descubrió, a fínales del año de 1551, varias vetas que registró el 29 de abril de 1552 en la Ciudad de México ante el escribano mayor de minas Gregorio Montero, llamándose las vetas Descubridora Vieja y La Ceciliana; la primera en el cerro de la Magdalena y la segunda en el cerro de San Cristobal”.
En igual forma se hace mención en el texto del hecho ocurrido en 1545 en la hacienda de La Purísima Concepción, donde ahora se asienta el Club Universitario Real del Monte de la UAEH, cuando el sevillano Bartolomé de Medina descubre el sistema de beneficio de patio o de amalgamación, que vendría a constituir el aporte industrial de mayor mérito que la Nueva España proporcionó al mundo. Este descubrimiento, afirma el maestro universitario Piña Pérez, cambió radicalmente la metalurgia por más de tres siglos, hasta la aparición del sistema de cianuración.
El libro ofrece al lector entre sus apuntes históricos, por demás interesantes, aquel que refiere: “los más antiguos pobladores históricos de Pachuca hayan sido de origen otomí, ya que esta tribu vagaba por la región desde antes de la inmigración de los Toltecas”. También aporta información sobre el acta del Cabildo de la Ciudad de México, fechado el 28 de marzo de 1527, en el que cita: “los miembros del cabildo le hicieron merced a Francisco Téllez de dar por servicio un solar de esta ciudad de Pachuca, en la calle que va de la plaza a la cárcel. Al cabo de ella a la esquina frontera del solar de Gonzalo Rodríguez”.
Jesús Ángeles Contreras, quien fuera rector de la universidad y entrañable amigo de Issac Piña Pérez, elaboró una semblanza en la que destaca su cultivo por la poesía y la historia. También deja entrever textos y folletos que escribiera; por ejemplo “El general Frijoles”, “Ixmiquilpan”, “Molango”, “Zimapán”, “Metztitlán”, todos ellos en pequeñas reseñas históricas que son documentos de difícil localización.

Jesús Ángeles
contreras se encargó de difundir parte de la obra poética de Piña Pérez, de la que sobresalen los títulos “Amor, sentido vuelo”, “Huerto de ausencia”, “Poema azul, poema del amor”

 

 

 

 

Origen

El escritor nació el 4 de noviembre de 1922 en Atotonilco el Grande, Hidalgo, aunque se le adjudicó como lugar de origen Metztitlán. Murió
en un accidente aéreo en la capital hidalguense el 29 de abril de 1969

Comentarios