El 25 de junio de 2015 se constituyó legalmente la Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias, su misión es difundir, promover y educar en los derechos del público de los medios. En estos puntos se centran sus líneas de acción y, por supuesto, en consolidar a tan importante asociación que el próximo 7, 8 y 9 de noviembre será anfitriona del tercer Congreso Latinoamericano de Defensorías de Audiencias en la Ciudad de México.
La Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias es la primera en su tipo en el país y su actual presidenta electa es Adriana Solórzano (2015-2017), quien cuenta con un sólido y consolidado perfil en la academia y en el periodismo. Ella es egresada de la licenciatura y maestría en comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México y desde 1997 ejerce la docencia en esa misma universidad. Su experiencia periodística va de redactora, a reportera y articulista. Los medios que han contado con su colaboración y desempeño son la revista Tráfico, el suplemento mensual Salud al día del periódico El Día y del Diario de Quintana Roo. También se ha desempeñado como locutora en el programa “Cancún en vivo” de la Radio Cultural Ayuntamiento, Quintana Roo.
En sus palabras, la importancia de la asociación y del encargo es su carácter civil y sin fines de lucro: “La intención es que represente un beneficio social en la medida que cumpla con su cometido de promover los derechos de las audiencias. Lo anterior reviste importancia si pensamos que un derecho tiene realmente significado cuando se ejerce y no hay manera de que se ejerza un derecho que se desconoce; es por eso que el primer paso en el caso de los derechos de las audiencias es visibilizarlos”.
Para Adriana, quien fue mediadora del Instituto Mexicano de la Radio de agosto de 2013 a agosto de 2015, “las defensorías son una figura de diálogo y esa es su principal fortaleza; no es una figura censora ni punitiva. Habrá quien piense que un defensor sin dientes puede convertirse en adorno y eso es muy cierto si permitimos que personas con conflicto de interés estén a cargo de las defensorías y si como audiencias permitimos atropellos y no participamos. Pero esa debilidad es fortaleza cuando nos damos cuenta que el defensor es la conciencia ética del medio y también un mediador que al representar a la audiencia se convierte en un puente entre ésta y los creadores de contenidos para, a través del diálogo, la deliberación, el razonamiento se visibilicen problemáticas y se sensibilice a los responsables de la producción y la programación. Una figura como la defensoría de la audiencia evita judicialización innecesaria, puede resolver de manera expedita y es promotor de mejoras. La defensoría es poner en manos de la propia ciudadanía las decisiones sobre contenidos porque no debemos perder de vista que también es importante, para garantizar el derecho a la información, la existencia de alternativas a los poderes estatales cuando se trata de dirimir los límites de la libertad de expresión”.
De enorme convicción, pero consciente de los retos que significa esta figura Adriana afirma que los obstáculos no son menores, pero la esperanza de incidir en audiencias críticas es mayor: “El reto que tenemos ahora mismo es fortalecer las defensorías para que realmente representen una figura garante de los derechos de las audiencias y no se conviertan en una figura ornamental o pierdan su legitimidad si permitimos que los medios de comunicación designen defensores ‘a modo’ o los ignoren. La apuesta es por el diálogo y porque todos; desde nuestras trincheras consolidemos las defensorías”.
Bajo esta perspectiva y convicción, en mes y medio la Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias consolidará su vocación por los derechos del público de los medios.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEl borracho, el valiente… ¡Luis Miranda!
Artículo siguienteDetienen a presunto asaltante de tienda de servicio
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.