Político lanzó una bomba, basado en el FBI, sobre “el probable espionaje de Israel descubierto durante la presidencia de Trump, según varios altos funcionarios de EU”.

Daniel Lippman (DL) enuncia que “el gobierno (sic) de EU concluyó que en los pasados dos (sic) años, Israel se encuentra probablemente detrás de la colocación de instrumentos de vigilancia de los celulares que fueron hallados cerca de la Casa Blanca y en otras locaciones sensitivas (sic) alrededor de Washington, según tres anteriores altos funcionarios de EU”.

Peor aún: “la administración de Trump no increpó al gobierno de Israel y no existieron consecuencias para la conducta de Israel”.

Los instrumentos de vigilancia en miniatura, los “Stingrays –que pueden capturar el contenido de las llamadas y el uso de datos–, mimetizan las regulares torres celulares para engañar a los teléfonos celulares al proporcionarles locaciones e información de identidad”.

Trump fue espiado con sus principales ayudantes y más cercanos asociados como Steve Wynn, Sean Hannity y Rudy Giuliani.

Según DL “funcionarios del Departamento de Seguridad del Hogar (DHS, por sus siglas en inglés) descubrieron los instrumentos de vigilancia en Washington”.

El FBI y otras agencias de espionaje de EU se basaron en un “análisis forense detallado” y concluyeron que los “agentes israelíes colocaron los instrumentos” cuando “varios de los agentes trabajaron al más alto nivel del espionaje y en puestos de seguridad nacional” de Israel.

Para el FBI, la NSA y a veces la CIA, al unísono del DHS y el Servicio Secreto, fue “bastante claro que los israelíes eran responsables”.

Dos puntos a considerar, y no es que haga la apología del atribulado Netanyahu ni de Israel ni de sus fétidos métodos de espionaje: 1- El escandaloso reporte del FBI puede pertenecer al continuo golpeteo del FBI en su etapa aciaga de Mueller/Comey/McCabe, pero la convergencia de otras agencias superiores de espionaje, como son la NSA y el DHS, además de un sector de la CIA y del Servicio Secreto, concede un alto grado de probabilidad; y 2- ¿para qué desea Netanyahu instalar un riesgoso sistema de espionaje si tiene de supremo aliado a Jared Kushner, el yerno talmúdico de Trump y pupilo de Kissinger?
Ya en 2014, un documento de la NSA –filtrado por Edward Snowden– “acusó a Israel de espiar a EU”: los “israelíes son extraordinariamente buenos socios de nosotros” mediante las señales de inteligencia (Sigint), pero, por otra parte, “nos espían para conocer nuestras posturas en los problemas del Medio Oriente”.

Documentos del NSA expusieron en 2013 la estimación de espionaje nacional sobre las amenazas cibernéticas y colocaron a Israel como “el tercer servicio de espionaje más agresivo (megasic) contra EU, solamente detrás de China y Rusia”. ¡Qué fuerte!
El atribulado primer israelí Netanyahu se defiende como gato boca arriba y lo niega rotundamente: “el reporte es una fabricación total”. El problema con el mendaz Netanyahu es que se la pasa fabricando la inexistente bomba nuclear de Irán.

Trump salió en defensa relativa (sic) de su supuesto aliado y comentó que el reporte era inverosímil, ya que “su relación con Israel ha sido estupenda”, pero agregó que “todo es posible”.

La frase “todo es posible” forma parte del léxico de vida de Trump, quien es congénitamente desconfiado.

Como “Bajo la lupa” no cree en Santa Claus, llama poderosamente la atención que el reporte haya sido difundido en sincronía con la humillante defenestración del piromaníaco exasesor de Seguridad (sic) Nacional de Trump, a quien le estaba poniendo en riesgo su reelección, como señalé seis días antes a su sonora expulsión.

Netanyahu cometió tres graves errores: ligar su suerte a la de Bolton, pasarse de listo y traicionar a Trump, quien le toleró todas sus supremacistas anexiones irredentistas: Jerusalén del este, las alturas del Golán de Siria y el valle del Jordán.

¿Arrastra(rá) el cadáver de Bolton a Netanyahu?

http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Comentarios