Aún no terminaba junio, cuando en Ixmiquilpan se registró más violencia. En dos balaceras hubo cuatro muertos, con los que en total, en ese mes ya concluido, hubo 12 homicidios.

En los dos últimos se describió que, el viernes por la noche, sujetos armados irrumpieron en el interior de una carpintería ubicada en el barrio San Miguel, disparando sus armas. El saldo fue de tres víctimas mortales. Los responsables escaparon.

Menos de 24 horas después, la mañana del sábado, en el barrio San Antonio, una camioneta fue baleada, con saldo trágico de un deceso.

Casi en paralelo se anunció que en una acción de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH) en la región del mismo municipio se había detenido a tres individuos supuestamente relacionados con actividades ilícitas; además, recuperaron vehículos con reporte de robo. No se estableció si esas aprehensiones tenían alguna relación con lo ocurrido el viernes y sábado.

Las versiones que circulan sobre el origen de los eventos en que campean ejecuciones y que no se han acreditado con el rostro de los culpables, es que prosigue una disputa entre huachicoleros, sin descartar rivalidades entre grupos.

El alcalde Pascual Charrez no ha encontrado aún un método seguro para contrarrestar esa presencia tan nociva de criminales.

Tal vez, con una vinculación más efectiva con la SSPH y una presencia que ya se estima más que necesaria de la Guardia Nacional, que en una avanzada se ubicará en Tula con la esperanza de que al fin se logre contrarrestar esa violencia que, desde luego, atemoriza a los vecinos.

Hace años, visitar Ixmiquilpan resultaba grato. La presencia de la entonces denominada Policía judicial, con la participación de la Policía municipal, inhibía los índices delincuenciales.

Hoy es diferente. La hoguera de odios y de intereses se ha avivado y sí que apremia que se sofoque, se extinga. Mucho afecta al Mezquital.

UAEH con sustentado avance

Lo expresó con claridad el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), el maestro Adolfo Pontigo Loyola: “La grandeza de la institución está en sus egresados”.

Eso lo manifestó al entregar 594 títulos y cédulas profesionales, cuando adelantó que ahora el siguiente paso será cursar uno de los 58 programas que ofrecerán en la Torre de Posgrado, que se construye en la Ciudad del Conocimiento y que estará terminada en marzo del próximo año.

Subrayó que ese será un edificio emblemático en Hidalgo. Asimismo, Pontigo Loyola resaltó que eso no hubiera sido posible “sin el complemento de recursos propios, autogenerados por un espléndido Patronato, que preside Gerardo Sosa Castelán, quien comprometidamente lo dirige en aras de fortalecer proyectos de la institución”.

La Torre de Posgrado, ya ahora visualizada en una maqueta de justas proporciones, es ciertamente una de las obras que abonan al progreso de la UAEH, tomado de la mano de la calidad académica, en donde convergen casi 5 mil docentes.

A un año del triunfo

Entre un mar de incertidumbre por el crecimiento económico del país y la imparable acción de la delincuencia en homicidios y secuestros, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró, el lunes pasado, un año justo de que el voto popular abrumadoramente lo llevó a la primera magistratura del país.

En contraste con los poco claros pronósticos sobre nuevas inversiones y el auxilio de la Guardia Nacional para paliar la creciente inseguridad, se conjugó un respaldo a su muy personal forma de gobernar que, en alguna forma y en ciertos sectores, le ha disminuido apoyos.

Dentro de ese ya nunca acabar de señalamientos, no coincidiendo con su mandato, a veces se olvida que la inflación ahora está controlada y que se ha alentado el crecimiento de amplias zonas que se debatían en pobreza extrema.

Habría que estimar que su personalidad no se ajusta a cánones como los que siguieron rigurosamente otros presidentes, como su ausencia en la reciente reunión del G-20, en Japón.

O aquella decisión de suspender la creación del nuevo aeropuerto en Texcoco y enfocarse como sustituto al, hoy en suspenso, de Santa Lucía.

Se sumarían obras de gran envergadura en el sureste, resaltando la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya; y en contraste, despidos que se han dado en el ámbito federal.

Mas lo cierto es que, de acuerdo con Hacienda, se han registrado sustanciales ahorros en una cuarta transformación muy ajena al dispendio.

Pros y contras acompañan al político tabasqueño que, eso sí, es incansable en el cumplimiento de sus funciones, porque hasta ahora, literal, poco se ha guarecido en la palabra descanso.

Asunto aparte son los migrantes, en donde tuvo que ceder a las exigencias de Donald Trump a riesgo de que se aplicaran desproporcionados aranceles a productos mexicanos en Estados Unidos.

Cabe esperar que con el encarrilamiento pleno de la administración y el rescate integral de Petróleos Mexicanos (Pemex), el presidente asuma acciones más respaldadas por los diversos sectores que alberga el país, que desde luego es lo apetecido, aunque no hay que olvidar: difícil es llevar concordia y similitud de opiniones a millones de mexicanos.

peligrosamente violento

Comentarios