Jessica y el wushu, amor a primera oída

608
wushu

La deportista se “enamoró” de la disciplina cuando su hermana le contó sobre ella

Pachuca.-Del ballet al wushu. Jessica Cristina Uzquiano Monroy, alumna de Prepa uno, cambió las mallas y el tutú por el uniforme y el sable y conquistó dos medallas (plata y bronce) en sus primeros Juegos Nacionales Populares.

Su especialidad son las formas, en manos libres y armas largas; en ambas logró podio pese a los nervios del debut, en una experiencia que fue nueva para esa deportista de apenas 17 años, quien tiene una conexión con ese deporte pocas veces vista.

¿Desde cuándo practicas wushu?

“Tiene un año y medio, más o menos. Lo conocí porque mi hermana entró a la prepa y me contó, yo estaba en secundaria, y me agradó mucho. Desde primero de secundaria quería entrar ya a la Prepa uno para estar en wushu; cuando entré, lo primero que hice fue ir a pedir informes y empecé a entrenar con el profe Alberto Ruiz Bobadilla y con la miss Vicky (Virginia Rivera).”

¿Qué es lo que más te gusta de esa disciplina?

“El wushu se separa en dos, que son sanda y taolu, yo soy más de rutinas, me gusta más eso, porque de peleas no, me da un poco de miedo y no me gusta pegarle a la gente (risas). Me gusta demasiado el cómo te vuelve una mejor persona, te hace un mejor estudiante, un buen hijo, te vuelve respetuoso, hace que seas más disciplinado y responsable, no solo en la escuela, también en la casa. Me agrada también que haya mucha unión en el equipo, tanto que se vuelve una familia.”

¿Cómo combinas el wushu con la escuela?

“Ahorita que estoy de vacaciones he entrenado en la mañana y en la tarde o noche, ya cuando entre a la escuela será ir en la tarde o en la noche, dependiendo de mis horarios. Los entrenamientos son de dos horas aproximadamente, de lunes a domingo.”

¿A quién admiras en ese deporte?

“A mi maestra Vicky y a mi maestro Alberto, porque son demasiado asombrosos. Cuando mi hermana me contó del wushu, recuerdo que me enseñó un video de miss Vicky con su sable, entonces quedé totalmente fascinada y quería llegar a ser como ella.”

¿A tus papás les gusta que practiques esa disciplina?

“A la que no le gusta esto tanto es a mi mamá, porque le preocupa que me lastime, antes practicaba ballet, así que cambié de algo totalmente ‘lindo’ a algo más ‘intenso’, por así decirlo. A pesar de ello, mis papás me apoyan mucho, les agradezco porque sé que no es fácil estarme llevando de un lado a otro o irme a recoger hasta noche. Esto también lo hago para demostrarles que puedo llegar lejos.”

¿En qué te ha ayudado el wushu?

“Antes no era muy segura de mi misma porque desde pequeña sufrí bullying y esto me ayudó a ser más fuerte en varios aspectos y a superarme a mí misma.”

A un año para culminar la preparatoria, a Jessi le ronda la preocupación de cómo hará para combinar sus entrenamientos con la universidad, pues de algo está segura: no quiere dejar el wushu.
¿Cómo le harías?

“Estoy pensando en lo de la universidad y todo lo que conlleva, porque sería más complicado entrenar, pero me gustaría continuar porque realmente me encanta esto y me agradaría llegar muy alto en este deporte.”

¿Qué mensaje les darías a los jóvenes?

“Que el practicar alguna disciplina realmente mejora sus vidas, no solo se llega a formar un equipo, se llega a ser una familia y eso te puede ayudar en muchas cosas. Puede que al principio, cuando entres, sea muy difícil, te cueste pararte, te duela todo, pero tú sigue adelante y busca lograr lo que siempre has soñado.”

wushu

“Me gusta demasiado el cómo te vuelve una mejor persona, te hace un mejor estudiante, un buen hijo, te vuelve respetuoso, hace que seas más disciplinado y responsable, no solo en la escuela, también en la casa”

Comentarios