Consiste básicamente en cubrir el orificio del glande por el que el semen sale al exterior

IRÍA FERRARI
Pachuca

Actualmente, el famoso y conocido preservativo es el método anticonceptivo más usado, seguido por la píldora anticonceptiva. Aunque sea el más seguro, respecto a la protección para el contagio de infecciones de transmisión sexual (ITS), la verdad es que el condón no llega a conquistar del todo al público masculino; les aprieta, no sienten lo mismo, les cuesta llegar al orgasmo…

Pero increíblemente, por fin han creado otra alternativa a las “gomitas” que llevan con nosotros desde tiempos inmemorables. Se trata de una pegatina de poliuretano que consiste básicamente en cubrir el orificio del glande por el que el semen sale al exterior.
Aunque ese invento pretende revolucionar el mercado, hay que mencionar que el apodado Jiftip tiene una ventaja, pero muchos inconvenientes.
-Lo bueno de ese nuevo producto, es que pretende que el acto del coito sea más placentero que con el preservativo que impide sentir el contacto piel con piel directamente.

Es fácil de poner, pero difícil y doloroso de quitar. La pegatina se pega directamente en el glande, una de las partes más sensibles de los hombres, y los usuarios han confesado que al momento de retirarla es molesto.
Aparentemente, Jiftip al colocarse en el glande sella ese conducto impidiendo que el semen se libere después de la eyaculación, pero muchos médicos advierten que ese nuevo método anticonceptivo no es del todo fiable.

Más allá de esa cuestión, que se queda en lo que puede ser una mera incomodidad, ese producto no ha sido avalado por ningún estudio científico y, lo que es más importante, no previene las enfermedades de transmisión sexual.
Si se trata de un adhesivo fuerte que se somete a la fricción y a los fluidos de una relación sexual y resiste, entiendo que es posible que a la hora de despegarlo genere molestia o irritación.

Comentarios