Circula en las redes una imagen de tres personajes populares. Uno refiere al encantador de perros, el otro al encantador de gatos y, el tercero, alude al encantador de pendejos. No simpatizo con la última porque es una descalificación pueril de un sector de ciudadanos que creen firme, y si usted quiere hasta radicalmente, en Andrés Manuel López Obrador.
No, no ha cambiado un ápice mi opinión respecto del tabasqueño, sigo considerándolo un manipulador con vastos recursos económicos que ha apostado al poder por el poder mismo, carente de ideología propia porque lo que él pregona es una mezcolanza de conceptos ultra de derecha e izquierda con un aderezo personalísimo de protagonismo y el concepto radical de si no estás conmigo estás en contra mía.
Respeto a quien piensa diferente y considera que López Obrador es el líder que México debe tener y, aún más, el presidente de la República que va a salvar al país de lo que llama la pandilla del poder.
No, no son pendejos los seguidores del licenciado López. Hay entre esos integrantes, simpatizantes y seguidores de Morena y, por ende, de Andrés Manuel, influyentes académicos, investigadores, luchadores sociales, libres pensadores que han aportado sustanciales materias a la sociedad mexicana.
Pero, vaya, por qué si hay otros ciudadanos que también respetan al lopezobradorismo, hay quienes desde Morena se encargan de descargar odios personales contra quienes pensamos diferente y no acudiríamos a un mitin de Andrés Manuel como igual no lo haríamos en otro convocado por el PRI o el PAN, y no por desprecio a la praxis partidista, sino porque esa es nuestra convicción y cuando vamos a las urnas lo hacemos convencidos de nuestras filias partidistas.
Lo cierto es que un alto porcentaje de esa polarización ciudadana, de poner de un lado a los buenos y del otro a los malos, de citar a pobres y ricos, de abonar en diferencias incluso raciales, es culpa de quienes cíclicamente desatan a los demonios del voto con ganas de joder al electorado, no al contrincante partidista, no al contendiente por el cargo de elección popular.
Son aquellos que transitan con piel de oveja y se llaman demócratas, tolerantes e incluyentes, pero en el primer discurso rompen la estructura de lo políticamente correcto.
Andrés Manuel, a quienes no simpatizan con él, los acusa de ladrones, pillos que apoyan a los integrantes de la pandilla en el poder.
¿Realmente ser priista es sinónimo de ladrón? ¿Simpatizar con López Obrador es comulgar con radicalismos proclives a la violencia? ¿Ser perredista es andar por la vida con el doble lenguaje y ser igual que Miguel Barbosa? ¿Comulgar con el PAN es transitar entre las veleidades y traiciones de ciertos personajes justicieros?
Han arrancado las campañas en busca del voto en cuatro estados de la República. Y en ellos, los precandidatos han soltado a sus huestes en pos de descalificar al contrincante, cuando en realidad ofenden al sentido común del elector y lo alejan de las urnas.
¿Sabe usted a quién beneficia el abstencionismo? No, no al PRI, en estricto sentido de lo que ocurría en otros momentos no muy lejanos, porque ese beneficio se inclina en favor de quien gobierna en turno. ¿Quién le tiene miedo a quién? Digo.
Martes. En un encuentro con profesores de educación indígena, el gobernador Omar Fayad reconoció la labor de Sinuhé Ramírez Oviedo, en pro de ese sector. Ramírez Oviedo está a punto de concluir su mandato al frente de la sección sindical.
Omar resaltó que Ramírez Oviedo, en los últimos cinco años y tres meses, ha tenido tareas que no han sido fáciles y enfrentó un cambio drástico en la dirigencia nacional que traía movimientos políticos y aquí en Hidalgo, con valor se hizo lo propio.
“Tuvo que enfrentar las vicisitudes de un cambio drástico, de un nuevo paradigma, de una dirigencia alejada totalmente del mesianismo, de una dirigencia alejada totalmente de los intereses particulares y de familia y de compadrazgos y amistades y trató de construir una dirigencia de todos y para todos”, refirió el gobernador. Conste.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

Comentarios