En esta columna ya hemos hablado de como las redes sociales han sido un medio importante para los movimientos sociales, al determinar su surgimiento, permanencia y continuidad, de igual forma como otras acciones van muriendo o solo quedan como símbolos en el ciberespacio.

Hoy quiero hablar de los movimientos que los universitarios de Hidalgo han gestado en los últimos meses. Si bien, hay quienes han lanzado comentarios contra esas organizaciones al considerar que los jóvenes son manipulados políticamente, la realidad es que ha sido un movimiento que ha crecido desde las bases estudiantiles, alejados de los grupos oficiales de sus escuelas y que, en este caso, no se ha limitado a un instituto o universidad en particular, por el contrario, han sumado su frustración ante la inseguridad, así como su deseo por la paz.

Lo que inició como un paro de labores académicas ante el nombre de #TodosRegresanACasa y la etiqueta de #FaltaporlosqueFaltan, se transformó en una página en Facebook, donde comenzaron a circular volantes invitando a todos los universitarios de Hidalgo a faltar a clases y realizar un paro académico el 14 de noviembre en la plaza Independencia de Pachuca por los desaparecidos, sobre todo después del caso de Lorena, quien no era encontrada y fue hallada muerta a los pocos días, y del caso de Sebastián, quien no ha sido localizado en más de dos meses, entre otros que estuvieron dándose a conocer en medios digitales.

La asistencia fue importante y sobre todo hay que destacar la participación de diversas instituciones de nivel superior. Los estudiantes que se dieron cita a este paro, nuevamente haciendo uso del canal virtual que les ha dado voz más que cualquier otro medio de comunicación, tomaron sus celulares y comenzaron a compartir su mirada, a través de fotos, tweets, comentarios y videos, donde transmitían en vivo lo que estaban viviendo, tanto en la plaza Independencia como posteriormente en su marcha hacia el palacio de gobierno y finalmente, la sesión que tuvo un pequeño comité con autoridades del estado.

Con esa reunión los estudiantes no quedaron satisfechos, los comentarios siguieron los días siguientes y con ello asambleas para continuar esta lucha. Esto llevó a la creación del Comité de Lucha de Universitarios de Hidalgo (CLUH), que cuenta ya con una página en Facebook y que el 17 de diciembre gestionó su primer evento, a través de las redes sociales convocando a todos a manifestarse en el Congreso local bajo el lema “Abortemos al estado”, tras la votación negativa para la interrupción legal del embarazo.

Este movimiento está tomando en sus manos temáticas sociales que preocupan e interesan a los jóvenes universitarios y está demostrando, a través de los medios digitales, pero también de manifestaciones pacíficas, organizadas y activas, que están unidos y que quieren ser escuchados y, no solo eso, quieren que sus demandas sean atendidas.

Esta escucha no ha sido muy activa por parte de las autoridades estatales, por lo que han decido continuar y ahora han lanzado una convocatoria a un nuevo encuentro en el Reloj monumental el próximo 30 de enero a las 11 horas, bajo el lema de “Resistamos x los desaparecidxs, acosadxs, criminalizadxs”, si bien, ahora no hay un hashtag que represente este nuevo evento, si podemos observar el uso de un lenguaje que en redes sociales que ha buscado mostrar la inclusión y el rompimiento del género.

Estos jóvenes quieren que las autoridades sepan que demandan seguridad, que demandan atención a las situaciones de riesgo de las que día a día son víctimas, al igual que muchos ciudadanos más y lo hacen bajo el grito “Las y los jóvenes hidalguenses resistimos y decimos ¡basta!”.

Hay muchas formas de organizar un movimiento, y eso lo hemos visto por años, muchas acciones sociales se dieron antes de los medios digitales y lograron gestarse, así que no son indispensables estos medios, sin embargo, su valor en juego es relevante, además que los jóvenes han encontrado en este canal un gran medio para expresarse y dónde sienten que su voz puede ser escuchada, ahora suman esas voces y se conjuntan en un movimiento interuniversitario que el gobierno estatal deberá escuchar y atender.

A todos los que estamos alrededor de estos jóvenes solo nos queda apoyarlos, escucharlos y hacer que su voz se escuche y tenga eco. Su lucha es la lucha de todos.
[email protected]

Comentarios