Jugadores de verdad

167
Roberto Pichardo Ramirez

Algunos críticos del deporte más hermoso del mundo apuntan que el futbol no se juega en el césped, sino en la oficina. El balompié representa uno de los eventos masivos más lucrativos del planeta. Eso se ve reflejado tanto en las nóminas de los equipos, el costo por los jugadores y el salario de los mismos. Desde el bombazo del PSG por Neymar, el mercado de piernas ha tomado un camino sin retorno hacia la inflación comercial que solo tiende a crecer.

El caso mexicano no es la excepción. Ares de Parga, presidente de Pumas, lo tiene bien claro: hace falta construir fondos de ahorro para “contratar a jugadores de verdad”. Entiéndase, pues, que la plantilla actual de Universidad Nacional es una mentira, una mala broma, el sustento deportivo en lo que se construye una asociación deportiva redituable. Nunca tuvo más significado el concepto paradójicamente deshumanizante de “capital humano”.

En el último par de años, la Liga Mx ha sido escenario de una carrera armamentista entre quienes han comprendido que los títulos se levantan con base en billetazos. Analizando a los campeones de los últimos 10 torneos, pueden encontrarse seis equipos distintos: Tigres, América, Santos, Chivas, Pachuca y León. De esos, el Rebaño y los Tuzos destacaron por contar con una base de jóvenes mexicanos al imponerse a Tigres y Rayados, dos de las tres nóminas más caras del país.

Los casos de León y Santos podrían colocarse como puntos intermedios, pues ambos contaron con incorporaciones clave en la consagración de sus campeonatos a la vez que se valieron de algunos canteranos importantes. En tanto, las Águilas y los clubes regiomontanos han realizado grandes inversiones en su afán por conquistar la mayor cantidad de campeonatos posible. De los tres, es la Pandilla la que más ha buscado incorporar a gente de cantera. No obstante, quienes han debutado en el Nido han resultado los más redituables.

El pasado régimen de transferencias significó el movimiento total de 304 millones de pesos. Hoy día, las plantillas más caras se encuentran en UANL, Monterrey, América, Cruz Azul y Pachuca. Mientras azulcremas y universitarios son los más ganadores de los últimos años, blanquiazules y celestes han mantenido un paso incierto en los últimos torneos, además de que Rayados no ha conseguido bordar una estrella más a su escudo. La apuesta por la inversión sigue siendo incierta, pero se mantiene como la opción tendencia en el futbol.

Comentarios