El Presupuesto de Egresos 2019 tendrá un sello eminentemente social, lejos de cuando el PRI tenía mayoría en el Congreso del estado y el ejercicio del gasto se orquestaba desde el cuarto piso de gobierno sin independencia absoluta de poderes. En legislaturas anteriores se privilegiaba sin rubor la burocracia, el gasto corriente y las prebendas electoreras, lastimando rubros como Salud, que en el último año tuvo un recorte inexplicable de más de 50 por ciento a su presupuesto aprobado para 2018. La justicia llegó a las oficinas de Puerta de Hierro. La secretaría que encabeza el joven maestro Marco Escamilla Acosta registró un incremento de hasta 600 por ciento de los recursos, al pasar de 20 a 144 millones de pesos para el actual ejercicio fiscal. De esa manera, la SSH, porque si no ocurre lo que falla entonces es la conducción de esa secretaría, podrá concluir y equipar hospitales regionales, llenar de medicinas los anaqueles y contratar personal clínico que bastante falta hace en varios centros médicos. En enero del año pasado, el abastecimiento de medicamentos alcanzó arriba de 90 por ciento gracias a la generosa inyección de 360 millones de pesos de la Secretaría de Finanzas provenientes de impuestos vehiculares. Ahora, en el papel, la SSH tendría la capacidad financiera para sanear sus pendientes, como la contratación de personal de enfermería en los centros de salud, déficit que arrastra la dependencia según reconoció Marco Escamilla en su comparecencia ante la 64 Legislatura. Otra que verá reflejados mayores recursos este 2019 es Obras Públicas y Ordenamiento Territorial, con mil 773 millones, comparados con los pírricos 836 millones que ejerció en el año que concluye. Con ese dinero, la secretaría no tendría inconveniente en reparar el 19 por ciento de la red carretera estatal, unos 585 kilómetros, que se encuentra dañada, según reconoció el titular José Meneses Arrieta en febrero del año pasado en una visita que hizo a la Huasteca. Uno de los objetivos del presupuesto aprobado la mañana del domingo 30 de diciembre en el pleno del Congreso fue escudriñarlo para privilegiar el gasto social y relegar el ejercicio burocrático. Aquí, una duda. La unidad de planeación y prospectiva incrementó 540 por ciento su financiamiento, al pasar de 94 millones el año pasado a la magnífica cantidad de 608 millones de pesos ¿Cuál será el destino? Y es que cabe recordar que el joven Lamán Carranza tiene pendiente echar andar las oficinas regionales de atención ciudadana, a la fecha solo opera una en Actopan, para evitar a la ciudadanía el traslado a Pachuca para ingresar trámites. Compromiso de Fayad. Como cada año habrá ganadores y vencidos. Lo cierto es que en su primer año de ejercicio la bancada morenista en la 64 Legislatura dio visos de justicia social, al replicar en el presupuesto la retórica nacional de primero los pobres. De filón. En el año de Hidalgo, más de 29 mil jubilados del ISSSTE no recibieron su pensión correspondiente a diciembre, y aunque el instituto se comprometió a hacer los depósitos hoy, el trago amargo quién se los quita.

Comentarios