Las alternativas que surgen ante un esquema tan disfuncional económicamente y empobrecedor socialmente como el neoliberalismo; está la sociedad 5.0 y la economía social de Coraggio que describimos brevemente en nuestra segunda entrega, también ha surgido el modelo de decrecimiento, que planteó Jasón Hikel “Menos es más: cómo el decrecimento salvará al mundo” tesis a la que se han sumado Greta Thuberg y notables economistas como Rebeca Henderson, Dietrich Vollrath y los PremioS nobel de economía Banerjee y Esther Duflo, con el propósito de transformar al capitalismo.

La ruta que ha marcado la 4T del gobierno en turno se identifica con el sentido social y el ataque a la corrupción, en un México golpeado por el neoliberalismo, cuya población en pobreza aumentó de 54.7 a 61.1, millones de personas, cuya situación se ha agravado aún más con la pandemia.

Además de la concentración de la riqueza, la corrupción y el aumento de la criminalidad, la vulnerabilidad de nuestra economía, también se debe a la baja productividad del 99 por ciento de nuestra estructura productiva, que son las mipymes lo cual es resultado del rezago tecnológico consecuencia de una inadecuada política de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación).

Como es el caso del sector energético, que fue sometido a un desmantelamiento tecnológico, de manera sistemática, haciéndolo ineficiente, justificando su privatizacion total.

México abrió formalmente su sector enérgetico en diciembre de 2013, es el único país que puso límites superiores a su inversión en I+D, mediante la Ley Federal de Derechos, estableció el 0.65 por ciento de sus ventas, mientras que Brasil, Noruega y Colombia tienen establecidos límites inferiores, en promedio son del 2 por ciento de sus ventas.

En México se incumple el artículo 25 de la Ley General de Educación que determina invertir el 8 por ciento del PIB en educación y de ahí el 1 por ciento en I+D, lo cual apenas llegamos para el 2021 a un 0.2 por ciento, cuando en el 2006 fue del 0.5 por ciento.

Existen más de 32 mil investigadores, miembros del Sistema Nacional de Investigadores, que orgánicamente forma parte del Conacyt, pero el 95 por ciento de las solicitudes de patentes son de extranjeros. ¿Qué nos falta para que México sea una nación con tecnología propia, una economía innovadora y por ende competitiva? El modelo económico que debe construirse, con o sin la 4T, parte de poner en el centro a las personas (a los marginados) y no al mercado, eliminar la corrupción y la criminalidad, pero fundamentalmente fortalecer al sistema educativo desde el nivel básico hasta el superior y posgrado, con salidas laterales a nivel técnico, existe ya pero está desarticulado, habrá que diseñar una funcionalidad en redes, a nivel nacional e internacional, establecer como esencia de la educación, la experimentación, debiendo ser exponencial y disruptiva, fundamentada en que aprender es crear.

Incorporándose globalmente con proyectos y prototipos, con alto contenido de conocimiento tecnológico, patentables con impacto social, participar en las nuevas dinámicas de generación de riqueza global, no solo circuncribirse a estancias e intercambios sin entregables.

Es imprescindible crear en las instituciones de educación superior, como en las empresas, sobre todo en las mipymes, la necesidad de insertarnos a las megatendencias tecnológicas globales, como creadores y no como usuarios, es la única ruta válida que puede revertir la pobreza y la desigualdad, solo a través de la formación de ecosistemas innovadores empresariales, soportados por un esquema intenso de investigación y experimentación, es como podemos empoderar tecnológica y económicamente a las regiones y a los estados.

Dado que el nivel de inversión de capital de riesgo es casi nulo, conduciéndonos a un estancamiento estructural, es menester que la banca comercial se comprometa a destinar inversiones a la I+D+i, además de diseñarse políticas públicas para fortalecer las redes de TecFunding e Inversionistas Ángeles. El desarrollo tecnológico a partir de la I+D es un campo fértil para todo tipo de inversión, tenemos recursos naturales y talento.

Hagamos de la tecnología un derecho humano, para asegurar el sentido social a la tecnología. A la 4T le falta la otra (T) la que sí transforma, porque sin tecnología, no tendremos una economía que supere la pobreza y el rezago social.

De interés

Comentarios