La agenda de Fayad

975
Jorge A. Romero

El lunes 15 de agosto Francisco Olvera Ruiz prácticamente cerró la cortina de su administración al entregar su último Informe de Gobierno. Y quien recibirá la estafeta será el gobernador electo Omar Fayad Meneses, quien ya tiene enfrente varias papas calientes.Omar Fayad Meneses
Sin tener un orden jerárquico, observo que son las siguientes:
1) El Tuzobús. Las y los pachuqueños de a pie están muy molestos con ese nuevo medio de transporte. La falta de una campaña efectiva de información previo a su puesta en marcha hizo que la población se rebelara contra él en sus primeros días. Y si bien hoy ya no hay marchas multitudinarias contra el Tuzobús, persiste la inconformidad. Tan es así que 20 por ciento de usuarios no paga el servicio (una especie de #posmesalto) y además la poca demanda ha imposibilitado que el transporte sea rentable, por lo que el gobierno ha tenido que subsidiar la tarifa. Teniendo esto en cuenta, el gobernador electo Omar Fayad tendrá que decidir si empieza la segunda parte del proyecto –que funcionaría como eje transversal a la actual línea en operación–, si mantiene el subsidio o si corrige de manera estructural el sistema.
2) La inseguridad. En varias zonas del estado las cosas no están bien. En el Valle del Mezquital son cada vez más frecuentes los intentos de linchamiento. El último y más sonado ocurrió en Tlaxcoapan, donde dos personas fueron golpeadas por una turba (una de ellas, un hombre, murió, y la otra, una mujer que lo acompañaba, fue rescatada por policías), luego de que fueron señaladas como sospechosas de haber secuestrado a una niña. Por otra parte, en Pachuca y su zona metropolitana los robos a casa y asaltos a negocios son cada vez más frecuentes. Es común ver mantas que advierten a “los rateros” que en caso de ser encontrados robando en flagrancia, pagarán las consecuencias.
3) La alta pobreza. En su informe, a Olvera la oposición le recordó que más de un millón y medio de hidalguenses, es decir más de la mitad de su población, no tiene qué comer o lo hace mal. En el gobierno de Olvera el desarrollo, las inversiones, se concentraron en la zona sur del estado, es decir, en los lugares más urbanizados que se encuentran cerca de la Zona Metropolitana del Valle de México. Pero en el norte y Valle del Mezquital aún no se ha encontrado la forma de disminuir con eficacia la pobreza. Ahí es donde deberá enfocarse Fayad.
4) Hidalgo como parte de la megalópolis. A raíz de la crisis ambiental que se desató luego de las continuas contingencias este año, Hidalgo deberá asumir un papel más protagónico en el combate a la contaminación, pues el gobernador Olvera prefería salirse por la tangente. Por ejemplo, se rehusó a siquiera pensar en un Hoy no circula para el territorio estatal, y cuando se hablaba de cómo perjudica la contaminación de la zona Tula-Tepeji no solo a las y los vecinos, sino incluso a la Ciudad de México, argumentaba que más bien la polución venía desde afuera. Fayad deberá ser más racional y jugar un papel más activo, si es que se quieren alcanzar resultados en materia ambiental.
5) La grilla presidencial. Hidalgo será una especie de plataforma para el lanzamiento de la candidatura de Miguel Osorio a la presidencia de la República, esto traerá una presión adicional al gobierno de Fayad. El exsenador deberá sortear injerencias que vengan desde las oficinas encabezadas por el actual responsable de la política interna del país.
Omar Fayad, por cierto, tomará protesta el 5 de septiembre.

[email protected]

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorRestaurantes serán más transparentes
Artículo siguienteNo es falta de talento, es la demagogia
Periodista desde hace más de una década y director del diario Libre por convicción Independiente de Hidalgo. Es licenciado en comercio exterior por la UAEH y licenciado en lengua y literaturas hispánicas por la UNAM. Colabora como articulista en el diario que dirige y también en el portal SDPnoticias.com. Fue reportero en el semanario Aljibe y Síntesis Hidalgo. Trabajó para los periodistas Ricardo Alemán y Estela Livera en un programa de investigación. En 2007 ingresó a trabajar a Bermellón, Edición e Imagen, despacho donde se desempeñó como jefe de redacción hasta 2009. Es colaborador de la editorial Elementum desde 2010.