Encontró K una vieja agenda en su baúl de los recuerdos. La abrió al azar y encontró en ella una serie de anotaciones olvidadas escritas en el mes de julio del año… que le trajeron algunos recuerdos hacía tiempo olvidados. Las palabras escritas eran las siguientes.
Jueves, 4 de julio, en azul: “Es largo el camino que conduce hacia ti”. Pensaba en M y se acordaba que ese fue un día en que él había iniciado un largo viaje que lo alejaría por un tiempo de su mujer.
Viernes, 5 de julio, en azul: “Sueña la imaginación detrás de tu voz”. Habían hablado durante un tiempo indefinido por teléfono y le había quedado la impresión de tenerla ahí mismo, susurrándole al oído.
Siguió leyendo, pero haciendo cada vez menos silencios para reflexionar. Sábado 6 de julio, en azul: “¿Dónde nos llevará este viaje de ausencias?”
Domingo, 7 de julio, en azul. Día segundo: “El cuaderno de bitácora me indica que te encuentras en un lugar desconocido”.
Lunes, 8 de julio, en azul. Día tercero: “He escuchado las sirenas que te nombran y las he visto acercarse desde lo oscuro para abrazarme”.
Martes, 9 de julio, en azul. Día cuarto: “El horizonte del mar son tus ojos de sabiduría profunda, de incógnita sin respuesta”.
Miércoles, 10 de julio, en azul. Día quinto: “Aún el encuentro está lejos, tan lejos como cerca la imagen precisa que te da origen en mí”.
Jueves, 11 de julio, en azul. Día sexto: “La mitad del camino es una pausa entre dos tiempos: un tiempo de recuerdo y un tiempo de esperanza”.
Viernes, 12 de julio, en azul. Día séptimo: “Una semana tiene 168 horas, 10 080 minutos, 604 800 segundos. Una verdadera y profunda tristeza sin ti”.
Sábado, 13 de julio, en verde. Día octavo: “Hoy es verde el camino como alegre la sonrisa que anuncia tu vuelta”.
Domingo, 14 de julio, en verde. Día noveno: “Acaso un día más, pero acaso un día menos”.
Lunes, 15 de julio, en verde. Día décimo: “Se hace interminable tan larga espera. La arena que cae no mide el tiempo, lo hace el ansia que no tiene fin”.
Martes, 16 de julio, en verde. Día undécimo: “Detrás de los días siempre se esconden los sentimientos que les dieron vida y alguna nube pasajera que nos anuncia quizá…, y quién sabe siquiera si quizá”.
Miércoles, 17 de julio, en verde. Día duodécimo: “Nace el nuevo día con el corazón lleno de esperanza y alegría. Mi pensamiento vuela como el viento y contigo regresa”.
Jueves, 18 de julio, en verde. Día decimotercero: “Hoy no tengo pensamientos que ofrecerte, porque todo yo soy el pensamiento que se te ofrece”.
Viernes, 19 de julio, en verde. Día decimocuarto: “De nuevo cerca, pero quizá más alejada que nunca. ¿Quién conoce tus misterios de mujer?”
Sábado, 20 de julio, en azul. Día decimoquinto: “Siguen asombrándome los misterios que escondes”.
Domingo, 21 de julio, en azul. Día decimosexto: “Los amaneceres son la esperanza de la vida, la verdad que existe en la esperanza”.
Lunes, 22 de julio, en azul. Día decimoséptimo: “Cuando acabarán los días oscuros y renacerá en mi alma tu luz que me da vida, esa luz que se me acerca para dar calor a mis labios fríos”.
Martes, 23 de julio, en azul. Día decimoctavo: “Me mata esta espera, me mata esta tan larga ausencia. El camino que lleva hacia ti es interminable”.
Miércoles, 24 de julio, en azul. Día decimonoveno:”Escuche tu voz y parecías tan lejos aún. Y mi pensamiento voló entre las nubes que caían”.
Jueves, 25 de julio, en azul. Día vigésimo: “Los hados del desencuentro nos andan rondando con sus dientes atroces y su caras de sapo. Huyamos cogidos de la mano y la sonrisa dulce. ¡Qué no nos atrapen, qué no nos encuentren, qué se alejen para siempre!”.
Viernes, 26 de julio, en rojo. Día vigésimo primero: “Silencio”.
Sábado, 27 de julio, en rojo. Día vigésimo segundo: “Silencio”.
Domingo, 28 de julio, en rojo. Día vigésimo tercero: “Silencio”.
Así terminaba el escrito que día tras día K había anotado en aquella vieja agenda aquel mes de julio del año… la volvió a dejar en el baúl de los recuerdos y se olvidó de ella.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios