Los hechos están dejando ver que hay problemas internos en el PRI, tal como pasó en el 2000, cuando se dio la alternancia. Ese hecho se dio, fundamentalmente, como consecuencia de una crisis interna al interior del PRI donde Ernesto Zedillo no movió nada de la estructura en favor de Francisco Labastida, quien sin el apoyo del partido no tuvo la fuerza para ganar la elección ante un candidato que iba solo en la contienda: Vicente Fox.
Ahora en 2016, al interior del PRI nuevamente se están dando movimientos que dejan ver que el partido está teniendo una crisis, como en el pasado 2000, que si no se logra advertir y controlar puede llevar a que nuevamente el partido no se una en apoyo a su próximo candidato. Ante ese panorama a quien se favorece es al PAN, y además con quien están empezando acostumbrarse a hacer la alternancia.
En primer lugar, el partido después que se quedó sin una cabeza central a la que estaba acostumbrada, empezó a fortalecer a gobernadores, de hecho, hubo hasta quien mejor decidió formar su propio partido (Elba Esther Gordillo). De esa forma, hubo quien empezó a hacer liderazgos estatales, lo cual se fortaleció con la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). En ese tema, cuando llega Enrique Peña Nieto empieza de nuevo el control central, lo cual ha generado mucho enojo con grupos estatales.
En segundo lugar, Enrique Peña Nieto ha ido desmantelando líderes que le son fuertes y que pueden representar una lucha de poder en el partido, el primero fue la renuncia de Manlio Fabio Beltrones, el segundo es de Luis Videgaray Caso; quienes eran actores centrales no solo en el partido sino a nivel nacional.
En tercer lugar, la mala actuación del presidente y su equipo están llevando a una gran deslegitimidad del partido, la pérdida electoral que sufrió el PRI en las anteriores elecciones, la invitación a Donald Trump, la crisis de derechos humanos, lo que ha llevado a una marcha específicamente para pedir la renuncia del presidente de la República (16 de septiembre), lo cual no se había visto en la historia de México.
Por tanto, esos elementos nos anticipan que hay procesos dentro del PRI que pueden marcar una diferencia en este país en las siguientes elecciones, en donde la alternancia, puede volver como una posibilidad y quien está encabezando nuevamente esa posibilidad es el PAN, pero además, es el partido a quien el empresariado está dispuesto a apoyar, pues ha dejado ver que también defiende sus intereses.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios