Si bien, ya pasó la emergencia tras el incendio en el basurero de Mineral de la Reforma, el problema de la incorrecta disposición de los residuos sólidos en nuestra entidad sigue latente y no se ve solución alguna a la vista. Las cifras describen su gravedad: en Hidalgo diariamente son producidas 2 mil 804 toneladas de residuos sólidos, de los cuales solo se recicla 2.4 por ciento. Un nivel bajísimo. ¿Y el resto? Se va a tiraderos a cielo abierto o, en el mejor de los casos, a un relleno sanitario. Ambas opciones no son adecuadas para el medio ambiente y producen daños a nuestro entorno, según el investigador de la UAEH Carlos Lucho Constantino, quien es doctor en biotecnología ambiental. El propio investigador expresó en entrevista con este diario que el problema de la basura ya rebasó a los municipios del país, pues la mayoría no cuenta con un presupuesto destinado para construir rellenos sanitarios. Están preocupados, según Constantino, solo por la recolección, mas no por el tratamiento y disposición final. Aquí el problema es que los ayuntamientos, si no cumplen, difícilmente serán sancionados. ¿Entonces qué pasa? El problema se queda ahí hasta que algo pasa que nos recuerda que la basura sigue solamente acumulándose debajo de la alfombra. El incendio en el relleno sanitario de Mineral de la Reforma nos debe hacer pensar que ese hecho fue tan solo una advertencia de lo que puede pasar en cualquier municipio de nuestra entidad. De filón. El cielo se despejó de las amenazantes nubes que representaban los juicios ciudadanos que interpusieron militantes morenistas contra las candidaturas aprobadas por dicho partido. Ahora el reto será la operación cicatriz que deberá practicarse después del primero de julio.

Comentarios