Quizá sea la tradición, o se nos olvida que en cada legislatura ocurre lo mismo, pero en la actual el sello del Poder Ejecutivo sobre su trabajo legislativo es muy marcado. Prácticamente la agenda de la 63 Legislatura estuvo dictada por los planes del gobernador Omar Fayad Meneses respecto a los pilares de su administración y se enfocaron en dos de sus promesas de gobierno: combatir la corrupción de manera frontal y sacar a Hidalgo de los últimos lugares de competitividad. Para el primero de sus propósitos, quizá la iniciativa más reconocida por el grueso de la población fue la denominada “antifuero”, que permitió eliminar privilegios en materia procesal para servidores públicos con la supresión de la figura del fuero, aunque esta tuvo como origen una propuesta nacional. Otra iniciativa con el mismo objetivo (combatir la corrupción) fue la reforma en materia de disciplina financiera y la creación del Sistema Estatal Anticorrupción, que requirió la creación de tres nuevas leyes: la del Sistema Estatal Anticorrupción de Hidalgo; la del Tribunal de Justicia Administrativa; y la de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas. Todas ellas con un mismo propósito: sacar a Hidalgo del fango de la corrupción que hoy, por ejemplo, tiene a varios funcionarios de la administración pasada enfrentando un proceso penal por el desvío o falta de comprobación de varios cientos de millones de pesos. Pero también están las reformas en materia de competitividad, que buscan una simplificación administrativa a través de la iniciativa para la mejora regulatoria. Esto, porque como recordamos ayer en este mismo espacio, Hidalgo se encuentra en los últimos lugares de crecimiento económico y en los primeros en cuanto a obstáculos que hay que sortear para llevar a cabo negocios. No podemos olvidar las leyes propuestas por los propios legisladores locales, que se enfocaron en privilegiar a sectores vulnerables. Por ejemplo, reformaron las leyes locales para prohibir el maltrato infantil, homologaron la edad legal para trabajar con la ley federal y fomentaron la creación de infraestructura que permita la accesibilidad de personas con discapacidad. Son iniciativas que deben reconocerse, pero no hay duda de que quien llevó la agenda principal del Congreso local fue el gobernador de Hidalgo. De filón. Otro asalto a un centro comercial de Pachuca y… acertó: no hubo detenidos.

Comentarios