Si se hiciera una lista de los mejores guitarristas en lo que va de este siglo, John Mayer estaría seguramente en el top cinco. Y no, no es broma. Quizá el compositor de Connecticut, Estados Unidos, no posea el espíritu roquero que se espera de un guitar hero; sin embargo, su manera de hacer música se ha convertido en un sello de garantía que siempre exhibe creatividad, talento y reinvención. Es por ello que llama la atención el lanzamiento de The search for everything wave one y wave two, dos materiales de corta duración que marcan el regreso del músico.
Ambos EPs vienen precedidos de Born and raised (2012) y Paradise valley (2013), álbumes de larga duración en los que Mayer deja ir su faceta pop para encontrarse más con el folk, lo que resulta en las producciones más maduras del también intérprete. No obstante, tomarse tan en serio no siempre brinda salud y emotividad, por lo que Johnny boy le baja unas “rayitas” a la formalidad para entregar un proyecto pop que goza de mucha emotividad.
Así, John Mayer toma como inspiración para estas producciones el amor, la calidez que irradia al cuerpo cuando se posee este sentimiento, así como la desolación de terminar una relación y, por lo tanto, extinguir la llama. Algunos podrán relacionarlo con sus exparejas (desde Taylor Swift hasta Katy Perry), pero Johnny boy logra darle el tono correcto para que nadie se sienta aludido.
Iniciamos Wave one con la increíble “Moving on and getting over”, la cual nos muestra el sentido de ruptura al que sobreviene el consecuente cambio que se debe perseguir para superar a una persona. El primer paso para ello: decir el adiós definitivo para que el cuerpo se libere de sus ataduras. Al final, la experiencia nos dirá que no somos los mismos que antes.
“You’re gonna live forever in me”, por su parte, complementa todas las ideas sobre el amor expuestas en esta primera parte. Al final, este sentimiento se encuentra rodeado de bellos errores que nos hacen crecer como personas y aunque a veces las relaciones no perduren, pueden convertirse en recuerdos que atesoraremos por siempre… a menos que todo haya sido una reverenda mie$%/.
Mientras que la primera parte aborda el cambio y el recuerdo tras una ruptura, Wave two se encarga del renacimiento, el reinicio de la vida amorosa. “Still feel like your man” enseña que a pesar del tiempo uno todavía puede sentirse parte de una relación finalizada con detalles tan simples como conservar una blusa, el cepillo de dientes o el shampoo de la otrora contraparte.
Así, al final tenemos la genial “Helpless”, que como su nombre indica, está dedicada a todos los que no tenemos remedio y siempre estaremos buscando el amor, ya sea a la vuelta de la esquina, en el último rincón del planeta o en algún disco de John Mayer.
The search of everything wave one y wave two son un acertado regreso de John Mayer, quien busca graduarse summa cum laude en los menesteres de la música y el amor. Si bien desde hace rato se dedica más al folk, la combinación que efectúa de este género con el pop resulta un ejercicio adecuado y divertido que deja con ganas de más. Quizá la búsqueda no le permitió a Mayer encontrar el todo, pero el tesoro que abunda aquí es más que suficiente.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorDestacan visibilidad internacional de la UAEH en sexto informe
Artículo siguiente¡No nos aturdan! Bájenle y lo lograremos

Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.