Un aplauso enorme para la hermana Colombia, que está haciendo muy bien las cosas en cuanto a música se refiere. Y no solo se trata de consagrados como Shakira o Carlos Vives, sino que se ha dado el impulso correcto a diversos géneros y proyectos, desde la fiesta electrónica de Bomba Estéreo, a la balada rock de The Mills y hasta el emocionante bolero jazz de Monsieur Periné, quienes con su segundo álbum Caja de música llenan el entorno con una atmósfera carnavalesca y de vodevil.
Para los que apenas tenemos el gusto de conocerlos (y vaya que nos hemos perdido de una banda con grandes aspiraciones), Monsieur Periné es el proyecto conformado por Catalina García (voz), Santiago Prieto (cuerdas) y Nicolás Junca (guitarra), quienes juntaron sus talentos durante 2007 en Bogotá y tras algunos festivales de jazz fueron sumando a varios artistas a su propuesta que fusiona el pop, swing y jazz de manera formidable.
Su primer álbum, titulado casi autobiográficamente Hecho a mano (2012), cosechó un gran número de ventas y críticas favorables en el país cafetalero, lo cual permitió a la agrupación realizar una gira en Europa. Sin embargo, el reconocimiento internacional llegó el año pasado al ganar el Grammy Latino al mejor artista nuevo y competir en los Grammy gringos en la categoría de mejor álbum latino de rock, urbano o alternativo, perdiendo la contienda con Natalia Lafourcade.
Caja de música, editado en 2015 pero que apenas llega a México, es una alegre colección de 13 temas que representa el segundo esfuerzo del trío por conquistar América Latina. Y lo logra gracias a su carácter desenfadado, al romanticismo con el que impregna la atmósfera y una propuesta visual sumamente llamativa. Si Monsieur Periné fuese un circo, probablemente le estaría comiendo el mandado al Cirque du Soleil.
“No hace falta”, tema que nos abre camino en la caja de música, es una oda a la vida, a la aventura, a vivir el momento… ¿Qué importan unos rasponcitos si lo bailado ni Dios lo quita? “Tu m’as promis” es una bella melodía donde García aprovecha sus clases de francés durante la infancia para transportarnos a la playa, a París, a cualquier lugar, pero eso sí, con una canción que nos acompaña como el Sol a nuestras espaldas. Simplemente bella y dichosa, como el amor de madrugada.
En “Año bisiesto” el trío hace un vodevil sobre los amores pasados, de esos que a pesar de su charlatanería se quedan en la memoria, solo para mostrarnos que nuestro presente está más sabroso que los días mozos, que los años bisiestos. Finalmente, en “Cempasuchil” exponen una simpática historia de amor a partir de los altares para los difuntos y el arrullo naranja que nos brinda noviembre. Mención aparte para la colaboración de Rubén Albarrán de Café Tacvba, quien le pone el copal y los tamalitos al asunto.
Caja de música es uno de esos casos que provocan cosquillas a los oídos y se quedan con nosotros por mucho tiempo. Monsieur Periné demuestra ser una agrupación con gran futuro por delante, pero hoy, en su presente, es una de las mejores propuestas musicales meid in Latinoamerica. Excelente para recibir al otoño… o para que el otoño nos reciba a nosotros.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorAfinan detalles para Feria Pachuca Hidalgo 2016
Artículo siguienteRealizará Conanp foro de investigadores
Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.