La Calderona, ¿candidata del narcotráfico?

675
Francisco Rodriguez

El nefasto personaje con el que obtuvo el reconocimiento político presidencial y el financiamiento personal en pago a sus tropelías el borrachín de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa en las elecciones fraudulentas de 2006 no fue otro que el entonces poderoso exembajador de EU en México Jeffrey Davidow, diplomático de oscura carrera. Tal para cual.
Jeffrey Davidow, que en su paso por las legaciones estadunidenses en el exterior tuvo el deshonroso desempeño de financiar, junto con John Dimitri Negroponte, a los contras nicaragüenses y consumar, bajo las órdenes de Henry Kissinger, el asesinato de Salvador Allende y el golpe mortal a la democracia chilena, era el exacto interlocutor del beodo moreliano.
Para convencer a Davidow, representante de energéticas yanquis, de que él era el indicado para cruzarse la banda presidencial después de aquellas cuestionadas y mugrosas elecciones, el incróspido Calderón se comprometió a vender la paz social y la tranquilidad de los mexicanos y a proteger al cártel que los gringos le indicaran –al de Sinaloa, al del Chapo–, a cambio de ese plato de lentejas. Su divisa fue la sangrienta e inacabable guerra contra casi todo el narcotráfico.

¿Cuenta con el apoyo del cártel al que protegieron?

Además de lo anterior, Jeffrey Davidow, junto al nefasto gachupín retardatario José María Aznar, tuvieron manos libres para privatizar todos los sectores claves de los campos estratégicos del desarrollo nacional, dando al traste con los principios esenciales que sostenían al Estado mexicano. Negociaron con Salinas de Gortari, Zedillo, Fox, Calderón y el infame Peña. Hasta que lograron adueñarse de sectores clave en comunicaciones, electricidad, gas, petróleo y telefonía.
Así, en esas condiciones de sumisión absoluta a los grupos de interés del exterior, llegaron al poder omnímodo que da la banda presidencial los esposos Calderón Hinojosa-Zavala. Por esa misma vía pretenden regresar a vendernos otra vez los mismos espejitos, ¿con el apoyo del cártel al que protegieron?
Cosas del sistemita presidencialista mexicano, tan denostado por la mayoría de la población pero en el que los avorazados ven la oportunidad para los crímenes inmunes y el arrase de los beneficios de la naturaleza, patrimonio originalmente colectivo.

Una fiera escondida tras un escapulario gigantesco

Hoy, Calderón Hinojosa, como consorte de la dama del rebozo mordido de nombre Margarita Zavala, cosecha el amargo fruto de lo vendido: fuentes demasiado bien informadas de inteligencia nacional señalan a la dama en cuestión como beneficiaria de gruesos flujos de dinero para su campaña, procedentes… ¡de los cárteles del narcotráfico, de la transnacional amapola negra, de los trasegadores de metanfetaminas y precursores químicos de psicotrópicos dañinos para la población!, mientras ella se esconde tras un escapulario gigantesco que cree disfraza su hipocresía moralina y su aspecto compungido, detrás del cual existe una fiera que decidió, junto con su familia paterna, los negros destinos de esto que aún llaman país.
El sistemita presidencialista da para eso y más. El hecho de ser gobernados por una sola voluntad omnívora e impune ha llevado al país a la desgracia que vivimos. Originalmente esgrimido como insignia de un aparato ejecutivo eficaz, el presidencialismo desbocado, ratero y asesino ha devenido en una de las pesadillas más tenebrosas para los mexicanos.

Tufo de desprestigio internacional de nuestro país

Díganlo si no, todas las decisiones que ha tomado el presidencialismo para hacer naufragar un barco que tenía brújula y destino. Gracias a haber empoderado a un toluquita zafio y codicioso, somos un Estado catatónico, inyectado por la falta de credibilidad, legitimación y gobernabilidad que caracteriza a toda nación fallida y destruida por los peores de sus hijos. ¡Joder!, como dijo el clásico.
Denostado y befado en todas las tribunas serias de opinión internacional, esquivado por todos los líderes de prestigio que suplican no pisar nuestra tierra para no asumir los desatinos y el tufo de desprestigio de los toluquitas en el poder del rancho grande que llamamos México.
La falta efectiva de pesos y contrapesos al presidencialismo del peñato ha decantado en un sistemita inane que tiembla al primer soplo de cualquier viento pero que ha hecho inmensamente ricos a los descastados miembros del círculo interior de un gabinetito de carcajada y depredación. Todo, en nombre del santo y seña del presidencialismo, así, como suena.

El Ejército en las calles para apagar inconformidades

‎Los que acabaron con el mito del presidencialismo redentor fueron y son los mismos que quieren hacernos creer que el pueblo en armas debe librar una guerra contra el narcotráfico, cuando lo que verdaderamente hacen es soltar al Ejército a las calles para que las ejecuciones, decapitaciones, torturas, desollamientos y asesinatos… consigan el objetivo último de sostener con las bayonetas, en permanente estado de sitio, una casta gobernante que asaltó el poder con la ayuda incondicional de la fuerza militar y no ha logrado aceptación, porque sus patrones transnacionales desconfían de su codicia ventajosa… de sus reglas unilaterales y mañosas, de sus pobres habilidades, de su falta de palabra, de sus inocultables y múltiples torpezas que nos avergüenzan ante el resto del mundo, por sus ñoñerías provocativas y delicadamente peligrosas para la paz social.
Un presidencialismo incapaz de cumplir sus obligaciones fundamentales en los mínimos de empleo, educación, salud, alimentación, seguridad y vivienda, no puede legitimar el contenido de ninguna frágil democracia como la vilipendiada y esquilmada mexicana, ni debe entregarse sin objeciones a las condiciones leoninas de intercambio que dictan las cúpulas del exterior.

Desterrar ya el desprestigiado presidencialismo: Beltrones

‎Ha sido inmoral el presidencialismo que en el colmo de la desregulación pretende privatizarlo todo. Es el colmo de la desvergüenza que los procónsules del imperio, como fue el caso de Jeffrey Davidow, valedor del calderonato, exijan a los presidentitos entregar los energéticos, previa limpia de las empresas.
Ha sido igualmente impúdico combatir la inflación por la vía de la devaluación de la moneda, según el catecismo ñoño de Videgaray y de su escudero, el lacayo guasón Meade. Como lo es firmar a todo costo tratados de libre comercio que solo benefician a unos cuantos extranjeros y prestanombres; destruir el sector agropecuario para facilitar la acción de los mercados externos.
Tiene razón el expresidente nacional priista Manlio Fabio Beltrones al pedir desterrar el presidencialismo y proponer la coalición popular y programática de partidos políticos y fuerzas activas de la población, en la búsqueda de la configuración de un poder democrático que enarbole banderas de reivindicación social. No vaya a caer sobre nosotros una maldición como el inútil Oso…rio Chong.

Si doña pudibunda no diera el ancho, habilitarían a un sustituto

Y es que, no contentos con haber llevado a un asesino a la presidencia, los grupos de interés del narco y de las finanzas quieren empoderar a una mujer mojigata y gazmoña, como la del rebozo mordido, La Calderona como bien la bautizó el EZLN, que engaña a todos con falsas imposturas y vestimentas. Pero que pertenece a las mafias más sangrientas de esta pradera. Una narcotraficante en la presidencia, ese quieren que sea nuestro próximo destino.
En el caso de que la doña pudibunda no dé el ancho que requieren sus valedores ensangrentados, los grupos de interés habilitarán a otro descastado del mismo corte y perfil, de entre panistas o priistas. Para el caso, da lo mismo.
¿Por qué los y las suspirantes no tienen la habilidad o el sentido gerencial y corporativo para aliarse con las poderosas transnacionales que protegen con las fuerzas armadas? ¿Por qué debe de ser con el narco, cuyas actividades sangrientas y demoledoras de la vida humana y del tejido social no requieren el mínimo valor agregado?
¡Averigüelo Vargas!
Pero no Ardelio, porque…

Índice Flamígero: “Le sigue saliendo la mugre al ex gobernador de Chihuahua, César Horacio Duarte Jáquez”… así comienza el bien investigado y exhaustivo reportaje del colega Juan Antonio Torres, publicado en Dossier, en el que se aborda como fue que la Unión Ganadera Regional, división del norte, propiedad del exmandatario chihuahuense protegido de Emilio Gamboa Patrón –¿a cambio de 4 millones de dólares mensuales?–, lo mismo que de Carlos Hermosillo y Karina Velázquez, recibió 49 millones 638 mil pesos a “fondo perdido” por parte de gobierno del estado, el 29 abril del 2015; y de cómo Jaime Herrera y Manuel Russek, secretarios de Hacienda y Economía, fueron copartícipes de este cochupo millonario que atenta contra el patrimonio de los habitantes de esa saqueada entidad. Ahí no le entra el clown Enrique Ochoa Reza, quien dizque combate a la corrupción. ¿Por qué? ¿A petición expresa de Gamboa Patrón? ¿O de Enrique Peña Nieto?

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

Comentarios