Para cualquier mente desprejuiciada y un poco alerta para distinguir la información, lo importante y lo bueno de toda la basura que se maneja en redes sociales, es relativamente sencillo darse cuenta que toda la andanada de acusaciones e improperios difundidos en dichas redes sociales a través de Facebook y Twitter, en los días que corren, contra Antorcha y su dirigencia, forman parte de toda una campaña para desprestigiar al movimiento antorchista hidalguense y a sus líderes, principalmente a su servidora, en su responsabilidad de dirigente en Hidalgo. Pero, obviamente, dicha campaña de calumnias y lodo contra nuestro movimiento tiene su causa y tiene también autores intelectuales que, ahí sí, no se necesita una mente muy perspicaz para descubrir que todos los hilos conducen a palacio de gobierno, a la oficina del secretario general de Gobierno Simón Vargas Aguilar. Veamos:
La causa fundamental para denigrar a Antorcha y sus líderes radica en la exigencia de nuestra organización para que el actual gobierno, que encabeza Omar Fayad Meneses, atienda las demandas de servicios básicos y de infraestructura en educación, salud, vivienda, entre otras. para miles de hidalguenses organizados en nuestras filas.
Tampoco ha gustado al gobierno que Antorcha dé a conocer a la opinión pública que la actual administración mantiene la política de beneficiar a los grandes empresarios con recursos del erario, en detrimento del bienestar de la inmensa mayoría de los hidalguenses, con el argumento de “atraer inversiones” para la entidad y con ello “generar” empleos.
A ningún gobierno, y el de Hidalgo no es la excepción, le agrada que se organice y eduque al pueblo, pues ven en ello una amenaza latente, ya que al tener una población educada y, lógicamente, menos manipulable, tendrán una ciudadanía más demandante, que reclame sus derechos.
Y, entre otras razones, siendo los que nos gobiernan una clase acostumbrada a mandar, les irrita que organizaciones como Antorcha y sus líderes no nos sometamos a su altísima voluntad y a su política de ordeno y mando a través de dádivas o compra de consciencias; para ellos somos líderes rebeldes que hay que someter, como en los viejos tiempos, con plata o plomo, pero como el plomo tampoco lo pueden usar, entonces se nos arroja toda la diatriba del poder público, calumnias, difamaciones y amenazas.
Pero, además, ¿qué sustento tienen sus calumnias? Ninguna. Si vemos con detenimiento las fotos y el “video” que los señores circularon en las redes, se ve claramente que las primeras son fotomontajes, por cierto, técnicamente muy mal hechos, y en el video, donde aparece “denunciando” un supuesto antorchista, es como la amenaza de muerte que llegó a mi domicilio, un cobarde anónimo donde tienen hasta la desfachatez, para engañar incautos, de poner como “parte de las propiedades de Guadalupe Orona” los logros obtenidos para las colonias antorchistas, como la casa de la cultura Manuel Serrano Vallejo en la colonia Ramos Arizpe de Pachuca, así como el centro de desarrollo comunitario en la colonia Luz del Carmen Ocón y las instalaciones del bachillerato Coronel Nicolás Romero, en el mismo municipio.
Sería interesante sacar un video con todas las propiedades de los altos funcionarios y, esas sí, veremos que todas o casi todas habrían sido adquiridas, no con las “cuotas de los campesinos”, pero sí con recursos públicos, esos que niegan para dar agua potable o luz eléctrica a las comunidades.
Otra falacia de mis detractores, esos señores promotores del video, esos que tiran la piedra y esconden la mano; que se escurren en las sombras de la noche para dejar anónimos amenazantes, aseguran que gracias a las cuotas de los campesinos y colonos me he hecho de “cuantiosa fortuna”, lo que, según ellos, queda demostrado en las “propiedades” de las que da cuenta el video (de las cuales ya hice referencia renglones arriba a algunas de ellas, me faltó mencionar las oficinas de Antorcha y los minisúper, que también me los adjudican como de mi propiedad). Ante esta no nueva, por cierto, calumnia, pues es de las más sobadas desde que nació Antorcha, solo me interesa decir que, ciertamente, los campesinos y colonos antorchistas cotizan, aportan económicamente en su grupo antorchista, solo que esas cuotas, como bien lo pueden comprobar con cualquier compañero o con los tesoreros de sus grupos, no van a parar a las manos de los dirigentes, como seguramente pasaría si los señores calumniadores fueran los dirigentes de los campesinos o como sí lo hacen sus lidercillos en las distintas comunidades. ¡No señores! Esas cuotas son precisamente para pagar su transporte para ir a exigir a las puertas de “su” palacio de gobierno que sean resueltas sus necesidades; esas cuotas son para comprar la hoja y la tinta para dar a conocer a todos los hidalguenses que nos siguen gobernando funcionarios insensibles e hipócritas, que una cosa dicen cuando andan en campaña y otra muy distinta hacen cuando se asientan en el poder. Quienes conocen realmente a Antorcha y han convivido con sus integrantes y sus dirigentes saben que no miento, y al que le quede duda, lo invito a que toda una semana se incorpore conmigo a mis actividades y goce de todos esos “privilegios” que me da ser, y a mucho orgullo, la líder del movimiento antorchista en Hidalgo.
Pero de una cosa deben estar seguros los calumniadores y los señores del poder: que ni con calumnias ni con amenazas harán que renuncie a seguir encabezando las demandas de los más necesitados en Hidalgo, y que a los antorchistas no nos vencerán con campañas negras de desprestigio, pues más hablan nuestros hechos que las lenguas viperinas. Y, compañeros antorchistas, hoy, con más ganas, con más coraje unamos nuestras fuerzas para defender a nuestra querida organización y para exigir al gobierno del estado, que encabeza Omar Fayad, respeto a nuestra organización y solución a nuestras demandas; que sepa el gobierno que el dinero que le toca administrar no es patrimonio suyo, y no nos hace ningún favor al realizar obras sociales: pertenece a todos los hidalguenses, y en buena medida debe ser utilizado para llevar servicios y desarrollo a las comunidades. Vamos con todo nuestro entusiasmo y con la razón y la ley en nuestras manos a demandar solución en la próxima marcha del 25 de julio.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios