Uno de los proyectos más llevados y traídos durante los últimos dos sexenios ha sido el de la reconfiguración de la refinería de Tula. Podría decirse que el proyecto comenzó cuando el entonces presidente Felipe Calderón anunció que construiría una refinería y, luego de un concurso absurdo por definir la sede, resolvió que se llevaría a cabo en Tula con el pomposo nombre de Bicentenario. No obstante, al final del sexenio del panista solo se tenía una incipiente barda perimetral y algunos trabajos para preparar el terreno de la nueva planta. El hoy presidente Enrique Peña Nieto, desde tiempos de su campaña proselitista, dijo que él se encargaría de concluir el proyecto aunque después, durante el primer tercio de su sexenio, anunció que siempre no, que solo la reconfiguraría. Hoy, en el ocaso de la administración peñista, el proyecto para reconfigurar la refinería Miguel Hidalgo solo lleva 45 por ciento de avance… pero de la primera fase. Según Pemex, para terminar la primera fase se requieren al menos unos 2 mil millones de dólares de inversión, que se sumarían a los mil millones de dólares que ya se han invertido en el complejo. Además, para la segunda parte del proyecto, se necesitan otros 2 mil millones de dólares, lo que implicaría que la reconfiguración de la refinería Miguel Hidalgo costará la friolera de ¡4.6 mil millones de dólares! Esto equivale a 870 mil millones de pesos si tomamos que hoy cada dólar cuesta unos 19 pesos. Se trata de una cifra astronómica que nos debe hacer pensar si el gobierno que viene, el que encabezará Andrés Manuel López Obrador, podrá cumplir. Para darnos una idea de la inversión que requiere esa planta, el presupuesto de este año para Hidalgo es de poco más de 42 mil millones de pesos, lo que quiere decir que la reconfiguración de la Miguel Hidalgo necesita casi 20 veces esa cantidad. Hoy mismo ya se buscan inversionistas extranjeros para poder continuar la obra pues los recursos públicos son insuficientes. Ya veremos si López Obrador consigue los recursos, porque además tiene previsto abrir una nueva refinería en Tabasco, que requeriría una inversión superior. De filón. Este día el senador Alejandro Encínas acompañará a diputados y senadores electos de Morena para condenar “la represión” del gobierno de Omar Fayad durante la manifestación del 31 de julio en el Congreso local.

Comentarios