Sabemos que en nuestro país, si algo no funciona bien, es su sistema de justicia. Son comunes las quejas que señalan que es inútil denunciar puesto que no pasa nada. Al contrario, sentimos que perdemos nuestro tiempo irremediablemente. Esto es un drama, porque la falta de denuncia y la nula confianza en la justicia producen otros fenómenos, muy perniciosos para toda la sociedad. Uno de ellos es la impunidad y la falta de información respecto a la verdadera magnitud de los delitos. Y otro fenómeno es que, al dejar la justicia solamente en manos de jueces y agentes del Ministerio Público, se provoca la inacción, la soberbia, y la parálisis en ciertos casos. Por ejemplo, las víctimas de delitos sexuales se enfrentan a un sistema acartonado que no responde con la celeridad que debería. En la investigación que le presentamos en esta edición, le mostramos casos en los que, debido a la ceguera de jueces y del propio sistema, víctimas de violaciones que han resultado embarazadas se ven impedidas de ejercer sus derechos reproductivos. No es posible que existan casos como el de Carmen, una menor que fue violada por su padrastro y que, cuando acudió a presentar una denuncia acompañada de su madre, no fue atendida como establece la ley. Para empezar, según el testimonio, en el Ministerio Público no le informaron a Carmen de su derecho a interrumpir su embarazo por ser producto de violación sexual. Y no obstante, Carmen regresó semanas después a solicitar su derecho, pero el Ministerio Público le notificó que su solicitud no procedía porque su embarazo rebasaba el límite de 90 días establecido en el código penal de Hidalgo. El caso de Carmen ilustra muy bien la ceguera de las instituciones y la vulnerabilidad de las víctimas. Urge que el gobierno y los poderes judicial y legislativo unan esfuerzos para agilizar la maquinaria que sostiene el sistema de justicia enfocado en víctimas de abuso sexual. De lo contrario, todo será letra muerta en unos cuantos años. De filón. Según declaraciones del secretario del Medio Ambiente estatal, Benjamín Rico, Hidalgo es de los estados que más aportan a la contaminación de la megalópolis del centro del país. Cifras, cifras, señor secretario, para entender mejor el problema.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios