Saber distinguir el entorno es en parte una cualidad de nuestro relativo éxito como especie; pero distinguir el espacio alrededor no es suficiente, se requiere de conocer el momento en que estamos para aprovechar nuestras ventajas. Quizá por eso a través de la historia, desde los ataques fanáticos de una oscura Edad Media, las sociedades despertaron de su letargo a través de sus universidades en el mundo, y quizá por ello son los últimos reductos que conservan los valores de ellas.
Por otro lado, en el momento actual las universidades son un patrimonio poderoso para restablecer el respeto por la objetividad, a través del fortalecimiento de los programas educacionales y asegurando la libertad académica, además de contribuir al debate de los asuntos públicos con evidencia científica, y más si las universidades trabajan en conjunto con civilidad formando alianzas estratégicas que tengan verdadera visión de futuro, por fortuna no solo se observan en el plano comercial, también se observan en el plano académico y una muestra de ello es la reciente visita a nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), por parte de la Universidad Internacional de Cataluña; ambas instituciones acordaron emprender esquemas de desarrollo académico en beneficio de estudiantes de odontología y psicología, las cuales se imparten en la UAEH.
En efecto, las relaciones entre universidades y países deben diversificarse más para enfrentar desafíos y problemas comunes por medio de la educación superior, pero no basta, también es de capital importancia la constancia, el trabajo continuo, el mantener y actualizar las líneas de trabajo conjunto, porque actualmente los pueblos requieren universidades e institutos de educación superior que enfrenten los enormes desafíos que tiene la humanidad. Además, un factor muy importante es la continuidad del trabajo a largo plazo, enfrentando los desafíos con tesón, por eso es de suma importancia la visita del presidente del Patronato Universitario de la Autónoma de Hidalgo Gerardo Sosa Castelán para ratificar convenios de investigación, por lo que se espera lograr un mayor intercambio no solo de estudiantes, sino también de investigadores y académicos de todas las áreas del conocimiento.
En efecto, enfrentar los desafíos en educación es algo muy loable y un ejemplo a seguir, porque para enfrentar los grandes problemas de nuestro país es necesaria una verdadera convicción de aportar, sumando capacidades en el mejoramiento de la calidad y equidad de la educación, sin rodeos. Porque enfrentar los grandes desafíos, como lo ha demostrado nuestra máxima casa de estudios, es un pilar de transparencia a la unidad de nuestro sistema de educación superior, que a la vez propicia la unidad de nuestra sociedad.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorDescafeinado, nuevo ¿gasolinazo?
Artículo siguientePiden revelar resolución de “Ley Atenco”
Doctor en ciencias de los materiales, ingeniero minero metalúrgico por la UAEH y maestro en ciencias en geología minera por el Instituto Politécnico Nacional. Profesor investigador de la Autónoma de Hidalgo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Colabora en Libre por convicción Independiente de Hidalgo desde 2009.