*Club para defender los intereses de sus gobiernos
*Incapaces de parar la corrupción, ¡son parte de ella!

La Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), nacida en julio de 2002 con la intención de hacer un frente común de diálogo y acuerdos con el inoperante e ignorante Vicente Fox Quezada, presidente de la República, cumple en este mes 15 años de haber sido fundada por gobernadores del PRI, PAN y PRD que requerían de respuestas a temas de alto nivel de importancia nacional, ante el vacío que habían dejado los mandatarios del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyo autoritarismo y control de más de 70 años habían desaparecido al llegar a un gobierno no priista.
Han pasado 52 reuniones plenarias desde entonces y centenas de reuniones temáticas de sus 67 comisiones y grupos de trabajo que tienen, sin resultados de impacto que hayan redundado en beneficio de todos los mexicanos, ni en el plano económico, social, cultural, de mejor seguridad y menos de consolidación democrática. Sus fundadores como Alfonso Sánchez Anaya (Tlaxcala), Ricardo Monreal Ávila (Zacatecas), Miguel Alemán Velasco (Veracruz) y otros gobernadores copiaron la instancia creada por los presidentes municipales de ese entonces, que habían creado la Conferencia Nacional de Municipios de México AC (Conamm), surgida un año antes para defender los intereses de los municipios para el intercambio de experiencias y el cómo enfrentar el doble centralismo económico y político, que aún hoy siguen padeciendo.
En todo este tiempo pasaron los gobernadores de contar con un ente de diálogo útil a un organismo solo de lucimiento personal, de vitrina y trampolín político, de eventos mediáticos, de tribuna para los presidentes de la República en turno –Fox, Calderón y Peña Nieto– así como de sus secretarios de gabinete, donde siempre los regañan e imponen criterios y visiones autoritarias, mismas que terminan todos validando y lo único que consiguen son mayores recursos financieros para sus entidades, que como lo vemos hoy muchos de esos dineros son usados para la corrupción, el enriquecimiento personal y para realizar elecciones fraudulentas.
Estos señores han sido incapaces de comunicar y validar ante sus gobernados lo que ahí se acuerda y menos defienden los intereses de la mayoría de ellos, que demanda soluciones a sus demandas de mejor vida y empleo, todo lo contrario jamás contradicen en sus reuniones a los presidentes y sus secretarios, han validado las reformas estructurales dañinas y no han criticado los gasolinazos y sus nocivos efectos.
Nada más hay que ver que en los temas que tratan en sus comisiones no están la participación ciudadana, la de anticorrupción e impunidad, la de rendición de cuentas claras, las de elecciones democráticas y de respeto al voto libre, la del respeto a las minorías, a la equidad y a la inclusión, menos a las desapariciones forzadas, a los miles de muertos de su guerra absurda a la delincuencia, y nunca a temas como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y los asesinados y heridos en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014, jamás de defensa de la soberanía… no, nada de eso es prioridad para ellos, menos son autocríticos y nunca ventilan el saqueo que continúan sus colegas en funciones o que hoy están presos, en fuga y en juicio por bandidos.
Eso sí, quieren imponer el mando único policial para control político, en perjuicio del mandato constitucional que los gobiernos municipales tienen en la seguridad ciudadana y preventiva, quieren controlar los recursos que a los municipios asigna el Congreso de la Unión a través del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) anualmente, a ejercer toda la obra pública con sus constructoras y aliados empresariales, no se oponen al perjuicio ambiental de las empresas mineras, quieren el control del agua como lo intentaron los panistas en Baja California y fueron derrotados por la movilización ciudadana, viven como virreyes y todos ellos salen enriquecidos y dejan endeudados a sus entidades.
La Conago no es un ejemplo de institución útil, no generan ciudadanía participativa, siempre tratan de imponer a sus sucesores, controlan los congresos estatales, los tribunales de justicia, las instancias electorales locales, controlan a la mayoría de los medios de comunicación, usan los programas sociales para su clientelismo y control. Son cómplices y parte del “moche” que los gestores del gobierno federal manda a los municipios para bajar recursos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con tasas de hasta 40 por ciento, ¡el que no acepta no tiene acceso a esos recursos!
Nadie se salva ni los tricolores, ni los azules, ni los amarillos, ni los verdes, ni los “independientes”; ninguno es demócrata, la mayoría de ellos mal gobiernan, manipulan y compran a los dirigentes de los partidos de “oposición”, siempre mienten, son cómplices de la impunidad y todos ¡quieren ser presidentes de la República!… ¡no tienen llenadera!… ¡Esto no pasara más si en 2018 todos los ciudadanos nos decidimos a echarlos!

[email protected]
Fb: /ricardo.baptista.1217
Tw: @Ricardo47234391

Comentarios