Como ayer mismo aceptó el presidente Enrique Peña Nieto, los índices de violencia y criminalidad están regresando luego de la aparente tregua que disfrutó el país durante la primera parte de su gobierno. Hidalgo no es ajeno a este fenómeno nacional, lo cual es posible verificar a través de distintos indicadores. Uno de ellos, que alarma por su crecimiento, es el robo de mercancía a autotransporte de carga, delito que, de 2010 a la fecha, creció casi 10 veces respecto a las pérdidas económicas para los empresarios. Este año podrían llegar a los 150 millones de pesos anuales cuando en 2010 y 2011 éstas no superaban los 17 millones de pesos. De confirmarse las cifras, tendríamos un fenómeno que creció casi 10 veces en siete años. Pero no es todo, hoy Hidalgo está por arriba de la media nacional en cuatro delitos de alto impacto: homicidio culposo, secuestro, violación, y robo a casa-habitación según el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC). Esta incidencia debió haber influido en que la entidad dejara de ser la más pacífica del país. Recordemos que ahora Hidalgo ocupa el cuarto lugar a nivel nacional en el Índice de Paz México (IPM) 2017, que elaboró el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) y que presentó hace alrededor de un mes. Esto significó que la entidad cayera tres lugares respecto del informe del año pasado. Y si bien Hidalgo está aún entre los cinco estados más pacíficos del país, las autoridades no deben confiarse y echarse a la hamaca. La paz, y la seguridad, pueden esfumarse en muy poco tiempo. Hoy son comunes los testimonios de personas que se quejan de robos en casa, que narran cómo fueron despojados de sus automóviles; asaltados en vía pública. Si el gobierno no actúa, Hidalgo puede dejar de ser, muy pronto, una entidad que presuma sus niveles de seguridad. De filón. Los trabajadores del gobierno estatal, en teoría, ya pueden respirar tranquilos. Según el secretario Ejecutivo para la política pública del gobierno estatal Israel Félix Soto concluyó el periodo de redireccionamiento de los primeros meses de la administración de Omar Fayad, lo que significa que ya no habrá más despidos de servidores públicos. Más de uno, seguramente, podrá dormir tranquilo esta noche.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios