¡Acostúmbrense a las consultas! Categórico advirtió el presidente electo Andrés Manuel López Obrador sobre esos y otros ejercicios democráticos en torno a los megaproyectos que anticipa su administración. El próximo jefe del Ejecutivo lanzó ese llamado a sus adversarios políticos y afirmó que la democracia no se agota en una elección, sino que es una práctica constante. Con su mensaje, AMLO brinda a la ciudadanía una probadita de gobierno abierto. Es inobjetable que ese tipo de ejercicios levanten ámpula entre ciertos sectores, sobre todo de la elite empresarial y política, que ven trastocados intereses y aprovecharán de aquí hasta el final de la próxima administración federal cualquier tambaleo para llevar agua a su molino. Ese nuevo andamiaje de la política pública obliga a la ciudadanía a cambiar el chip. Eso nos lleva a sentirnos verdaderamente incluidos en las decisiones que emanarán del poder. Lo anterior no solo quedará en el discurso. En un video publicado ayer en Youtube, Andrés Manuel López Obrador adelantó que se hará una reforma constitucional para que se puedan hacer consultas para cualquier asunto de interés nacional. Y como todo ejercicio en su tipo es perfectible, hoy tendrá lugar la tercera jornada de la consulta popular para definir el destino del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México; en Pachuca también hubo fallas en la aplicación que registra a los participantes. Tomando en cuenta ese antecedente, el gobierno federal entrante deberá gastar más dinero para darle seriedad a futuros ejercicios ciudadanos, de lo contrario, cada consulta que se plantee será calificada como una vacilada. De filón. Los notarios consentidos por el régimen de Francisco Olvera Ruiz siguen ganando amparos en defensa de sus herencias, con ello, la impunidad galopante.

Comentarios