Los cambios históricos profundos nunca son gratuitos, los conservadores reaccionarios, que a nombre del pueblo hacen todo para depredarlos y empobrecerlos, luchan por mantener sus condiciones de privilegio y enriquecimiento sin límites.

Los neoliberales mexicanos de alguna manera han expresado que solo ellos tienen derecho a la riqueza y al despilfarro, digamos un Romero Deschamps, un Peña Nieto y toda su corte integrada por los disque legisladores, sin faltar los magistrados, quienes según ellos, por ley deben ganar más de 352 mil pesos mensuales, más sus 25 mil pesos de apoyos en comida y gasolina, y ellos son respetuosos de la ley.

En igual de funestas circunstancias, están los gobernadores, que se sienten designados por la divinidad (presidencial) para hacer negocios; para lo cual reforman las leyes estatales a su conveniencia, para hacer de su vicio por la corrupción, negocios a su favor, hoy se han erigido en defensores del modelo neoliberal, su estrategia es cambiar las leyes de los congresos estatales para continuar manejando a su interés los presupuestos estatales y refinanciando la deuda, eximiéndose de toda responsabilidad de pagarla, previendo posibles observaciones impugnan y limitan a los legisladores electos de Morena, así están los gobernadores de Morelos, Estado de México, Guerrero y la gobernadora de Sonora.

Ellos se autodenominan “defensores de los derechos de la gente, de forma crítica, constructiva y firme” actuando desesperados en un solo bloque, así lo expresó recientemente Claudia Ruiz Massieu, hágame usted el favor, cuando están dejando al país en la vil inopia, los legisladores hasta los focos sustraen, la basura no se la llevan porque se sienten identificados.

Qué vergüenza de políticos, que desesperados, no saben de los cambios históricos, no han visto que ya el neoliberalismo está en crisis como modelo económico, así pasó en el siglo XVII con el transito del feudalismo al capitalismo, la crisis de la economía medieval fue la antesala del surgimiento del capitalismo.

El neoliberalismo está llevando a las naciones llamadas desarrolladas a una guerra económica sin precedentes, el factor de crisis es el excesivo endeudamiento que ha llegado a niveles destructivos, tendencia que se fortalece por los crecientes tipos de interés y la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos, el crecimiento en las bolsas de valores podría estar llegando a su final, la desaceleración del Fondo Monetario Internacional (FMI) es un indicador.

El libre comercio sigue siendo necesario, pero no es la condición fundamental para el nuevo paradigma, los procesos de inflexión de la ciencia, la tecnología y la innovación, impulsan a las economías a que tengan un soporte social incluyente, de lo contrario, la propia dinámica social se traduciría en una bomba de tiempo.

El libre mercado será un componente estratégico del nuevo modelo económico global, pero la propiedad intelectual y el desarrollo tecnológico son el fundamento de las naciones para reducir su alta vulnerabilidad financiera, el centro mundial de ese modelo global será el que resulte de la guerra económica, los que se perfilan como ganadores son China e Inglaterra; por su parte, los grupos financieros y militares de Estados Unidos están llevando a Trump a que en los tratados comerciales imponga condiciones de mayor beneficio para ellos.

El colapso del modelo neoliberal financista es el desmontaje del petrodólar para sustituirlo por el modelo yuan-oro; desde 1971 el Sistema Monetario Internacional se ha sustentado en el mercado de divisas, modelo que sustituyó al de la convertibilidad oro-dólar, el cual surgió del sistema establecido en 1945 en Bretton Woods, mismo que dio por terminada la era del proteccionismo, que hoy, Trump quiere volver a imponer.

El nuevo modelo está en proceso, habrá que considerar a las criptomonedas y la crisis de Turquía, cuyos impactos son de alto riesgo global; lo grave para México es la alta vulnerabilidad que la deuda representa, así como la baja productividad de nuestras Mipymes, tan alejadas del desarrollo tecnológico.

Y todavía los gobernadores, desesperados, manipulan al congreso para que le autoricen refinanciar la deuda a 20 años, propiciando hipotecar a la economía estatal, lo que generará más pobreza, eso es no tener sentido de patria e ignorancia de los procesos económicos y políticos, globales y locales. ¿No lo cree usted?

Comentarios