Como ha ocurrido con no pocos movimientos sociales, el que va contra el denominado gasolinazo se distorsionó y “creció” hasta incluir peticiones que nada tienen que ver con la inconformidad original. Al menos así pasó con los manifestantes que marcharon ayer por las principales arterias de Pachuca y que concluyeron con un mitin en el Congreso local, donde retuvieron a cuatro diputados locales durante una hora y con quienes después se reunieron en las instalaciones de dicho lugar. Una vez adentro, los manifestantes ampliaron sus demandas a asuntos ajenos al gasolinazo, aunque, en algunos casos, derivadas de las protestas ocurridas en los primeros días del año. Por ejemplo, los inconformes pidieron al Congreso local que destituya al secretario de Seguridad de Hidalgo Mauricio Delmar, tras la muerte de dos jóvenes durante el enfrentamiento de habitantes de Ixmiquilpan con policías federales. En este caso se entiende la demanda, es pertinente, así como la de exigir una indemnización para los familiares de los fallecidos. Pero hubo otras demandas que nada tienen que ver y que más bien hacen sospechar de la presencia de grupos de choque que obedecen a otros fines políticos. ¿Qué tiene que ver el gasolinazo con la demanda de que sean destituidos el alcalde de Ixmiquilpan Pascual Charrez y su hermano, el diputado Cipriano? ¿O cuál es la pertinencia de exigir que la Policía estatal no ingrese al Valle del Mezquital; o impedir que abran más sucursales “de tiendas trasnacionales”; o la solicitud “de independencia” de Ixmiquilpan? La legitimidad que tenía el movimiento antigasolinazo se pierde con esas propuestas de chacota. ¿Quién va a decir qué inversión es trasnacional? ¿Habrá un perito que verifique que el capital que busca invertir en Ixmiquilpan es de origen trasnacional y por tanto no puede establecerse en esa región? Y respecto a la solicitud de “independencia” de Ixmiquilpan: ¿harán una consulta para saber si la mayoría de la población está a favor de la separación del municipio? ¿O será hecha por los manifestantes de manera unilateral? ¿O cómo? Lo dicho: en lugar de ayudar a que el movimiento crezca y sea tomado en cuenta, esto lo debilita, hace pensar que ya fue secuestrado. De filón. Candil de la calle, oscuridad de su casa. Tal es la máxima que bien se ajusta al Partido Acción Nacional (PAN) en Hidalgo. Porque, aunque llevan como bandera la transparencia en las cuentas públicas, su comité estatal no es capaz de publicar la nómina de sus trabajadores. Ya no digamos de responder a una solicitud de transparencia. Esa es la congruencia del PAN hidalguense.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios