“¿Para qué sirve la voz? La voz es un don que tenemos para poder expresar, necesidades, opiniones, acuerdos, desacuerdos, sentimientos (…)”
Alicia Elena Pérez Duarte y Noroña
(marzo, 2013)

Un viernes 15 de mayo de 1953, en Ocotlán, Jalisco, con su voz hecha llanto Alicia Elena Pérez Duarte y Noroña anunció su llegada a este mundo, niña inquieta e inteligente que le llevó a ser licenciada, maestra y doctora en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en derechos humanos por el Instituto Interamericano de Derechos Humanos en Costa Rica. Su inteligencia y dedicación en cada uno de sus grados le permitieron obtener siempre menciones honoríficas.
Su brillante trayectoria en las aulas escolares se refleja en su multifacética vida profesional, porque es académica, docente, consultora en políticas públicas y derechos humanos, servidora pública para la impartición de justicia, también prestó su inteligencia y sus conocimientos en el servicio exterior mexicano.
En la academia se desempeña como investigadora en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, en esa misma institución es y ha sido formadora de nuevas generaciones en el nivel de posgrado. Ella, sabedora que las universidades no son el único espacio para impulsar los cambios tan necesarios en favor de las mujeres, ha transitado de la academia a la función pública; la doctora Pérez Duarte fue directora del Ministerio Público Familiar y Civil en la Procuraduría General de Justicia, también fue magistrada en el Tribunal Superior de Justicia y quizá uno de sus trabajos más delicados fue desempeñarse como secretaria técnica para dar seguimiento al avance de investigaciones en torno al caso de los homicidios de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua.
El problema del incumplimiento de los derechos humanos de las mujeres no es exclusivo de nuestro país, ello llevó a la doctora Alicia Pérez Duarte a ser parte de la delegación del gobierno mexicano en temas de derechos humanos y derecho humanitario, labor realizada para Naciones Unidas, en Ginebra, desde 1997 hasta 2001.
La observancia de los problemas sociales desde el derecho le motivó a la elaboración de iniciativas en nombre del gobierno mexicano, en lo que refiere a la igualdad de las mujeres en materia de propiedad, acceso y control de la tierra, la igualdad de derechos a la propiedad y a una vivienda adecuada, ambas iniciativas aprobadas en el 2000 y 2001, respectivamente. Ella también fue parte del equipo de trabajo para la elaboración del anteproyecto del Protocolo facultativo para la prevención de la tortura.
Es difícil hacer una semblanza de una mujer que desde su actuar en la vida diaria y en su ejercicio profesional como docente, investigadora, asesora, funcionaria de justicia o gestora se propone que hombres y mujeres reconozcamos los avances en el reconocimiento de la igualdad.
La voz de la doctora Alicia Elena Pérez Duarte ha expresado su desacuerdo para decir: “ya basta de la violencia en contra de las mujeres”, su voz se escucha para invitar a hombres y mujeres para sentarnos y reconocernos como iguales; la voz de la doctora Pérez Duarte invita a las mujeres a decir: “aquí hay dignidad, aquí comienza el respeto que me merezco a mí misma y le merezco y le debo a la persona que tengo enfrente”.
La doctora Alicia Elena Pérez Duarte fue la encargada de la conferencia magistral que inauguró el 13 Congreso Nacional sobre Empoderamiento Femenino, realizado en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu), el 8 de mayo.

Comentarios