La unidad de ¿inteligencia? financiera que encabeza Santiago Nieto Castillo no solo comunica sus garrotazos bancarios a través de telegráficos mensajes en Twitter, sino que sus mensajes no tienen mucha veracidad que digamos. El pasado 29 de abril, Nieto Castillo publicó en su cuenta de Twitter: “Con la finalidad de no afectar a la comunidad universitaria, la UIF desbloqueó las cuentas referentes al pago de nómina y becas de la UAEH. Sin embargo, se continuará con el bloqueo de las cuentas que estén ligadas al lavado de dinero por presuntos actos de corrupción”. Pues bien, cuatro días después, la UIF no ha desbloqueado las cuentas bancarias de recursos federales y estatales de la UAEH destinadas, precisamente, al pago de salarios de trabajadores. Es decir, en palabras llanas, Santiago Nieto mintió. Un comunicado emitido por la UAEH anoche explica lo anterior, y además precisa que si se pagó a los más de 7 mil 500 trabajadores de la casa de estudios es gracias a que se desbloquearon cuentas con recursos que originalmente estaban destinados a infraestructura y que fueron redirigidos para salir de la emergencia. Pero además, aún están bloqueadas 164 cuentas que, entre otros fines, sirven para financiar servicios básicos que presta la institución como transporte escolar, energía eléctrica, Internet y telefonía. Si bien, esta semana la UAEH sorteó la crisis que implica la parálisis de sus cuentas bancarias, cada día será más difícil, pues su situación financiera tenderá a complicarse. Y mientras, la UIF, campante, no solo sigue sin presentar resultados de sus investigaciones, sino que tampoco informa cabalmente a la casa de estudios cuáles son las razones de la parálisis. De filón. El titular de la OCDE José Ángel Gurría lanzó dardos sobre los lastres que enfrenta Hidalgo: Pobreza, baja productividad, alto porcentaje de la economía en el sector informal, disminución en innovación y bajo nivel de recaudación de impuestos. Es decir, no hay hilo negro, son los viejos problemas de siempre.

Comentarios