Las interpretaciones de sentido común señalan que la delincuencia y la corrupción son dos de los principales problemas sociales que actualmente enfrenta la sociedad mexicana. En principio, eso es cierto, debido a que cualquier persona sin una formación técnica en materia de seguridad puede aseverarlo y no tiene la necesidad de comprobarlo. De hecho, ahora que los elevados índices de criminalidad nos han explotado en la cara, en la agenda pública de medios se multiplicaron los analistas, comunicadores y expertos de ocasión para explicar esos indicadores de forma poco científica.

Sin embargo, contrario a esas explicaciones de buena fe, un grupo de investigadores universitarios de distintos campos de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) decidimos incorporar herramientas de corte cuantitativas a nuestros análisis geoestratégicos para explicar el fenómeno delictivo en Hidalgo, con mayores soportes científicos, alejados del pensamiento vulgar que asocian la pobreza y el desempleo como el origen del delito, como si ser pobre fuera sinónimo de delincuente.

Con el compromiso científico de la interdisciplinariedad y desmarcados de ideologías políticas, se publicaron en este mes los resultados de un modelo probabilístico (con investigación de operaciones) para identificar y analizar la variable que más incide en la comisión del delito en la geografía de los 84 municipios de Hidalgo. El método de investigación es un análisis estadístico construido con fuentes institucionales y usando una regresión binomial negativa en las variables: corrupción, pobreza, desigualdad y desempleo.

Los resultados: “que robe pero que salpique”

Los resultados más importantes de ese modelo indican que la variable que más incide en la comisión del delito en Hidalgo es la corrupción y se identificaron tres conclusiones:
Primera. Las hipótesis iniciales que se plantearon sobre las posibles causas que incentivan el delito no todas son significativas para predecir su dinámica, pues el modelo permite afirmar que la incidencia delictiva de la entidad está más asociada a la corrupción, al desempeño de los ministerios públicos y a la pobreza con una relación lineal del 81.57 por ciento, establecida en la siguiente ecuación: Yd=f(Xc,Xf,Xz) D2= 81.57.

El modelo y ecuación del delito en comento nos permite identificar que el comportamiento del fenómeno delictivo en Hidalgo no es resultado de la pobreza, pero sí es producida por los actores que saben cómo corromper el sistema de impartición de justicia, particularmente dentro de los ministerios públicos del fuero común. Por ello, se deduce que los agentes que más se corrompen son los propios funcionarios públicos, porque cuentan con un mayor grado de experiencia para “capturar instituciones”. En consecuencia, el tomador de decisiones, que efectivamente quiera combatir el delito, deberá de implementar una política pública y modelos de intervención inmediatos para evitar que los funcionarios incurran en actos de corrupción.

Segundo. Los municipios que serán los más afectados en el mediano plazo por el fenómeno delictivo son Pachuca, Mineral de la Reforma, Tizayuca, Tepeji, Tulancingo y Tula, por lo que es necesario tomar acciones inmediatas para evitar una expansión del delito del fuero común hacia otro tipo de delitos más rentables y más violentos como el homicidio y el secuestro.

Tercero. Los métodos cuantitativos son importantes para predecir el comportamiento de los fenómenos sociales, y en particular, la incidencia delictiva, pues mediante esas herramientas se pueden generar aproximaciones sobre la tendencia del patrón de comportamiento operativo de la delincuencia en el estado de Hidalgo y, por supuesto, para el país.

Gran parte de la captura de las instituciones involucra a diversos actores acostumbrados a un ingreso, por lo que al aplicar medidas de contención a los delincuentes, estos buscarán otras fuentes de financiamiento. La autoridad que realmente esté comprometida para contener el delito deberá de implementar una política pública en materia de seguridad efectiva (cosa que no se logrará con una beca de mediano pelo); no esperemos a que la violencia toque la puerta de políticos, empresarios y la nuestra propia para tomar las medidas necesarias y evitar catástrofes mucho mayores.

El modelo y los resultados ampliados de este trabajo se pueden consultar en: Cruz Cruz, Mario; Guerrero Escamilla, Juan Bacilio; González Romo, Adrián “Análisis predictivo de la incidencia delictiva en Hidalgo, México”, en investigación administrativa, volumen 48, número 123, 2019, Instituto Politécnico Nacional, México, disponible en: http://www.ia.escasto.ipn.mx/ria_123/01/456057665001.pdf.e-mail: [email protected]

Comentarios