Como cada año, la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Estados Unidos entrega sus premios a las mujeres y hombres que mejor se desempeñaron en este campo y las cuestiones relacionadas a él. La presente edición, la número 90 en su historia, podría fungir como un hito dentro de las ceremonias de su tipo debido a las múltiples coyunturas que vivimos actualmente; sin embargo, la academia siempre tiene la mala costumbre de hacer de lo cool un drama insufrible, por lo que he aquí algunos pros y contras de por qué la entrega de los Oscar 2018 podría ser genial y espantosa a la vez…
1. Inclusión. En la última década, los Oscar se han distinguido por tener una cuota de inclusión que poco a poco va reconociendo a los sectores poco favorecidos por la industria del cine estadunidense…
Pros. Tenemos ternas eclécticas, diversas y fenomenales, las cuales cumplen sus cuotas de género, etnias, cultura, diversidad y unión. Hoy más que nunca, el reconocimiento al otro se hace presente.
Contras. Este reconocimiento se debe, más que nada, a acontecimientos como el caso Harvey Weinstein, la pugna de las estrellas afroestadunidenses y la poca mención a directoras de cine, entre otros. La inclusión, por tanto, surge como un discurso de la academia para exhibirse como una institución políticamente correcta y no como un órgano que pretende cambiar sus costumbres.
2. La calidad de los filmes nominados. La apertura a un mayor número de películas para competir por la estatuilla humanoide dorada crece cada día al tiempo que los miembros de la academia respaldan propuestas diferentes a lo que permeó durante décadas en esta ceremonia.
Pros. Las comedias, la ciencia ficción, la fantasía, el terror y hasta los superhéroes son cada vez más reconocidos por el Oscar, al grado en que compiten en ternas consideradas serias. Los ejemplos de este año son La forma del agua, ¡Huye! y Logan.
Contras. ¿Han notado que cada año las ternas se diluyen entre películas cada vez más olvidables? Y no me refiero solamente a aquellas que compiten en cuestiones técnicas, sino también a las de las denominadas categorías “serias”. Un ejemplo de ello es The post, que a pesar de ser dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks, resulta una peli menor en la filmografía de estos gigantes.
3. La forma del agua. Este año resulta especial para los mexicanos debido a que uno de sus artistas más valorados, Guillermo del Toro, compite en 13 categorías con su laureada La forma del agua. El tapatío podría consagrarse como uno de los cineastas más sobresalientes de su generación junto a Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu.
Pros. El triunfo de Del Toro sería un reconocimiento a la otredad desde varias dimensiones. Primero, a un director no estadunidense cuyas historias y manera de hacer cine resaltan por ser poco convencionales. Segundo, porque La forma del agua es una película que retrata la otredad a partir de que sus protagonistas son considerados parias por la sociedad, su espacio y su tiempo. Y finalmente es un reconocimiento al pasado y toda la herencia que nos ha legado para ver, disfrutar y consumir cine.
Contras. La forma del agua es un gran proyecto, pero no es el mejor ni el más sobresaliente de Guillermo del Toro. Da prueba de su amor por el cine y los monstruos, sí, pero también exhibe la poca inventiva que permea en la industria del cine de Estados Unidos, la cual prefiere reconocer lo ya visto, el pastiche y la aglomeración de segundas, terceras y cuartas partes. Asimismo, se ve superada por Tres anuncios por un crimen. Así las cosas, en caso de no llevarse ninguna estatuilla veremos el ya clásico reclamo patriotero de “nos robaron por ser mexicanos”.
Pues bien, aquí algunas situaciones por las que la entrega número 90 de los premios de la academia podría ser una de las mejores… o de las peores en su historia. Usted decide con cuál de los extremos quedarse o de plano optar por ver otras opciones, como los premios TVyNovelas, esos nunca fallan…

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios