Vivimos actualmente una epidemia de violencia en nuestro país e Hidalgo no es la excepción. Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en mayo en todo el país hubo 2 mil 186 carpetas de investigación por homicidio doloso, que representa la cifra más alta de la que se tenga registro, al menos desde 1997, cuando el SESNSP comenzó a llevar el récord de estadísticas a nivel nacional. Según las cifras dadas a conocer ayer, ni en el mes más violento del sexenio de Felipe Calderón hubo un registro tan alto. En mayo de 2011, que era hasta ahora el mes más violento, la cifra de homicidios dolosos llegó a 2 mil 131. Ahora, en el mismo mes de 2017, el número de casos subió hasta 2 mil 186. En Hidalgo la violencia no pasó de largo. Según el SESNSP, Hidalgo vive un clima de violencia inédito. Desde 1998 la entidad no tenía cinco primeros meses de año tan violentos como los de este 2017. Aquí, en nuestro territorio, los primeros cinco meses de este año registraron 95 carpetas de investigación por homicidios dolosos. La cifra más alta después de 1997, cuando registraron 194 homicidios en los primeros cinco meses del año; luego le siguió 1998 con 116 casos. Después la tendencia fue a la baja hasta este año. Y en cuanto a robo con violencia, este 2017 rebasó todos los registros: En los primeros cinco meses del año el delito referido aumentó 916 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2016. Asimismo, Hidalgo registró 122 asaltos con violencia, cuando en el mismo periodo de 2016 solo se abrieron 12 carpetas de investigación por ese delito. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Cómo parar esta ola de violencia? Lo grave, según Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, es que las autoridades no tienen ni idea de cómo hacerlo. El 30 de agosto de 2016, cuando se veía que la tendencia de homicidios violentos iba a la alza, el presidente Enrique Peña Nieto echó a andar una estrategia especial para acotar la violencia. Hoy tenemos datos suficientes para afirmar que ese plan falló estrepitosamente. ¿Qué es lo que, entonces, es necesario hacer? Nadie, al menos en el gobierno federal, tiene esa respuesta. De filón. En la política también es muy común ver la cultura del reciclaje. El Partido Acción Nacional (PAN) en Hidalgo tiene pensado proponer un regreso al pasado. Por ejemplo, planea sugerir en las mesas sobre la reforma política, la conveniencia de regresar el periodo de tres años a las alcaldías. ¿Qué no era conveniente que este nivel de gobierno tuviera más tiempo para actuar? ¿Alguien entiende el lenguaje de los partidos?

Comentarios